CAMBIOS. NUEVA CALIFICACIÓN.

VI epístola a los sibaritas

En 2005 estrenaron varios restaurantes con ambientes y decoraciones modernas y retro.

SERVICIO. Ahora la atención será evaluada. SERVICIO. Ahora la atención será evaluada.
SERVICIO. Ahora la atención será evaluada.

Seis años, ocho meses, 26 días desde que apareció el primer Buen Comer en estas páginas. Todavía no he muerto ni de intoxicación ni envenenamiento (bien por ingredientes inesperados cortesía de un chef o por morderme la lengua), ni por un cuchillo entre las costillas.

A juzgar por el sector de la restauración, repuntó la economía en 2005. Especialmente en cuanto a ambiente se refiere, este año el patio se ha lucido.

NUEVOS Y REDECORADOS

Aunque Ten Bistro abrió en 2004, no se reseñó hasta 2005, y la nueva sede de Fabien Migny brilla con luz propia por su decorado. El decorador fue Germán Pinzón, de Terracotta, quien también diseñó los ambientes de Peperoncino. Otro que apostó por lo moderno fue Palms, mientras que La Posta recreó un ambiente muy Habana-Hemingway. En cuanto a decor sofisticado, también están Paladar, Twist y Ego: Café urbano, además de la nueva y amplia sede de Sushi Itto en Obarrio. Estrenaron otros ambientes agradables como La Cervecería, donde ofrecen cervezas y picadas en el pie de calle del Decápolis; Portogalo en la 12 de Octubre comparte el tema de barricas y barriles, y contribuye a nuestra gastrodiversidad con un menú portugués corto pero eficaz; Mondo Café, Lady B Café y La Novena ( vegetariano) son restaurantes con un menú más informal, pero muy coquetos. Me llamaron la atención dos restaurantes dedicados exclusivamente a nuestra cocina costeña: Canoas, cerquita de La Prensa, y Coiba, atrás del Caesar Park.

Feítos pero deliciosos encontré Yam Fon, una fondita que queda en Plaza El Cangrejo, y El Gigante, en Penonomé, que tiene un menú indiferente, pero donde brilla la página de especialidades mesorientales: a las hojas de parra y al pan árabe le roncan las maracas. No valdrá el viaje, pero sí la parada.

Dos italianos dignos de mención: Rizzo es como un dèjá vu y Pastíssima, donde el chef Gaetano, después de dar tumbos durante años, encontró hogar propio.

DE OTROS LARES

Este año reseñé también tres restaurantes peruanos, entre ellos El Velero de Salinas, con unos seviches apoteósicos, que se ha convertido en el cul de sac de muchos miembros del cuerpo diplomático. Y en Villa Lucre descubrí un mexicano muy simpático, llamado Rincón Mexicano. Finalmente, para cerrar el año con broche de oro, reseñamos el renacimiento de un gran ícono de los 50 y 60: La Inmaculada.

ANUNCIO

¿En este 2006? Lo primero, informamos, es la reforma del sistema de calificación, ya que consideramos que el sistema de estrellas se basa en estándares que cada día son menos prácticos.

Existen varias razones para el cambio: En primer lugar, el sistema de estrellas está basado en los modelos de grandes ciudades como París o Nueva York, y se ideó para calificar a un restaurante clásico (léase francés o por lo menos que siga el sistema de entrada, plato fuerte y postre). Por tanto, no es muy práctico por las siguientes razones: A— en el caso de las cocinas étnicas (china, libanesa, etc.) se acostumbra compartir platos y B— cada día más y más los comensales, al irse acostumbrando a estas manifestaciones gastronómicas, prefieren tapear, o compartir varias cositas a la vez. Una especie de déficit atencional, en su manifestación gustativa.

OTRO COMENTARIO

Si bien es cierto que estamos mejorando en calidad de decoración, capacitación de chefs y diversidad étnica, estamos estancados en cuanto a servicio se refiere. Y seamos honestos, muchas veces el servicio que recibe el crítico gastronómico no es cónsono con el servicio que reciben los comensales normales: Por ejemplo, y debido a esta era de teléfonos fotográficos e investigación cibernética, al día siguiente de que The New York Times anunció a su nuevo crítico, Frank Bruni, la foto del señor estaba rodando por toda la internet. Peor en una ciudad relativamente pequeña, como esta. Por ello me es tan difícil calificar el servicio, así que haré mención de él cuando las circunstancias lo ameriten, como por ejemplo, el caso de Peperoncino, donde hay un número altísimo de saloneros.

Así que calificaré ambiente, servicio y comida como "excelente", "bueno", "regular" o "malo". Los precios tendrán un rango de: "Menos de $15", "15 a 25" y "25 o más", siempre sin impuesto, propina o bebidas. Cualquier comentario o sugerencia, favor enviarlo a vivir+@prensa.com.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Se abrieron casos a talleres ATTT abre 276 procesos por faltas a las normas de tránsito

La Policía Nacional también envió procesos a la ATTT.
LA PRENSA/Rosalia Simmons

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

pulso de las redes Planilla 080 no interesa a los presidenciables

Las planillas de la Asamblea Las planillas de la Asamblea Vídeo
Las planillas de la Asamblea

La planilla 080 de la Asamblea Nacional es un tema que poco interesa a los aspirantes a la Presidencia de la República. Un ...

Videos Suspendido diálogo en Nicaragua por falta de consenso

Suspendido diálogo en Nicaragua por falta de consenso Suspendido diálogo en Nicaragua por falta de consenso Vídeo
Suspendido diálogo en Nicaragua por falta de consenso AFP

La Conferencia Episcopal de Nicaragua suspendió este miércoles, 23 de mayo de 2018, el diálogo nacional entre el gobierno y ...