NATURALEZA ESPLENDOROSA. NO LA SUPIMOS CONSERVAR.

Más de la ciudad que desapareció

Estamos más que seguros, que este par de fotografías va a despertar muchos recuerdos y a remover enorme nostalgia en buena parte de nuestros lectores, que anden ya por lo menos con sus buenos años encima, ya que los más jovencitos no participarán. Se trata de la terraza del que se llamó Club Miramar, situado exactamente en lo que hoy es el hotel con ese mismo nombre, más Intercontinental, en la Avenida Balboa y al frente del parque Urraca o Urracá, que para las dos palabras, con tilde o sin ella, tienen bastantes defensores en su contra o a su favor.  Estamos más que seguros, que este par de fotografías va a despertar muchos recuerdos y a remover enorme nostalgia en buena parte de nuestros lectores, que anden ya por lo menos con sus buenos años encima, ya que los más jovencitos no participarán. Se trata de la terraza del que se llamó Club Miramar, situado exactamente en lo que hoy es el hotel con ese mismo nombre, más Intercontinental, en la Avenida Balboa y al frente del parque Urraca o Urracá, que para las dos palabras, con tilde o sin ella, tienen bastantes defensores en su contra o a su favor.

Estamos más que seguros, que este par de fotografías va a despertar muchos recuerdos y a remover enorme nostalgia en buena parte de nuestros lectores, que anden ya por lo menos con sus buenos años encima, ya que los más jovencitos no participarán. Se trata de la terraza del que se llamó Club Miramar, situado exactamente en lo que hoy es el hotel con ese mismo nombre, más Intercontinental, en la Avenida Balboa y al frente del parque Urraca o Urracá, que para las dos palabras, con tilde o sin ella, tienen bastantes defensores en su contra o a su favor.

Pero las dos fotografías nos tienen muchas cosas que decir, y es por ello que en el resto de los textos nos vamos a ocupar de sacarle el mayor jugo posible a estos valiosos temas, que nos hablan de un Panamá que era una aldea, eso sí, pero también mucho más humana, y en donde con muy pocos centavos, la gente se podía solazar en una forma sana, espontánea y natural. Algo que hoy es cada vez más difícil de conseguir.  Pero las dos fotografías nos tienen muchas cosas que decir, y es por ello que en el resto de los textos nos vamos a ocupar de sacarle el mayor jugo posible a estos valiosos temas, que nos hablan de un Panamá que era una aldea, eso sí, pero también mucho más humana, y en donde con muy pocos centavos, la gente se podía solazar en una forma sana, espontánea y natural. Algo que hoy es cada vez más difícil de conseguir.

Pero las dos fotografías nos tienen muchas cosas que decir, y es por ello que en el resto de los textos nos vamos a ocupar de sacarle el mayor jugo posible a estos valiosos temas, que nos hablan de un Panamá que era una aldea, eso sí, pero también mucho más humana, y en donde con muy pocos centavos, la gente se podía solazar en una forma sana, espontánea y natural. Algo que hoy es cada vez más difícil de conseguir.

Vamos a continuar la descripción de las fotos de hoy, hablándoles primero de la que mira hacia el cerro Ancón, en donde también se puede apreciar lo que hoy es parte de la Avenida Balboa con sus pocas y modestas casas, pero en donde sobresale la imponente edificación del hospital Santo Tomás.

En el cerro Ancón no se ven ni torres ni alambres ni edificaciones ni nada que se parezca al actual, y es que la Segunda Guerra Mundial no había estallado todavía y el cerro aún respondía a las palabras de Amelia Denis de Icaza, cuando él ya no era de ella, a pesar de seguir siendo idolatrado, tal como lo expresa en su inolvidable poesía.

Las construcciones que se ven al fondo no las pudimos reconocer, lo cual es tarea más que difícil por haber ellas desaparecido poco tiempo después.

Si ahora pasamos a la otra fotografía, vemos el resto de lo que hoy es también la Avenida Balboa, y cuando a su orilla las construcciones eran menos que escasas. Volvemos a ver la misma playa de Bella Vista en una mayor extensión. A la orilla del mar, en esos tiempos, si mal no recordamos, había una especie de camaronera y un lugar donde, provenientes de ciertas playas del interior del país, lanchones cargados de arena llegaban allí para abastecer a las pocas construcciones, más las carreteras que empezaban a surgir.

Nótese la cantidad de árboles, casi todos frutales; los de mango abundaban. Los terrenos en esos tiempos también vacíos de la actual Punta Paitilla no alcanzaron a salir.

Nótese la cantidad de bañistas, y eso que la playa de Bella Vista no era la única en donde se podía gozar las grandes alegrías que el mar nos puede brindar. Más adelante, aquí claro que no se ve, estaba la playa de San Francisco de la Caleta, también de gran aceptación con sus restaurantes y lugares de diversión.

Aprovechamos para recordar que también en el barrio de San Felipe, o sea en el Casco Antiguo de la ciudad, existían las playas del Malecón, la de las Monjas en donde la limpieza de las aguas del océano de entonces nos permitían bañarnos y nadar por allí.

Los ríos cercanos a las afueras de la actual ciudad, era también fuente de placer y no como ahora, de suciedad y de aromas poco recomendables.

Pero volvamos a más de nuestras fotografías. En el edificio Club Miramar funcionó una de las primeras emisoras de radio que existieron en Panamá. Llevaba también el mismo nombre, Radio Miramar, y fue propiedad de Eduardo Vallarino, Enrique Linares y de los hermanos Endara Paniza.

Tratando de saber cuál fue la primera emisora radial que existió en esta capital, parece que esta era la popularmente llamada Radio Tembleque y que era clandestina, ya que Estados Unidos, aduciendo cuestiones de seguridad, tenía el control de las ondas radiales. Y es que ese país siempre ha de tener una excusa para poder dominar. No fue hasta después, cuando por medio de un arreglo, hubo emisoras locales. En Radio Miramar fue locutor nuestro viejo amigo Manolo Castillo, quien hoy, con sus más de 100 años de edad, todavía se acuerda de todo lo que los otros seres solemos olvidar.

Con posterioridad, el edificio del Club Miramar fue vendido a la Comunidad de los Hermanos Cristianos de La Salle, por 45 mil 577 dólares con 81 centavos, incluyendo todos los gastos del papeleo. Hoy habría que multiplicar esa cifra muchas veces para poderlo adquirir. El colegio, también de nombre Miramar, funcionó allí desde 1938 hasta 1951, pero dedicado solamente a estudiantes de primaria.

Textos: Harry Castro Stanziola Fotografías: Colección de Ricardo López Arias Comentarios: vivir+@prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

LEGADO Muere Malcolm Young, cofundador de AC/DC

El guitarrista escocés Malcolm Young.
Tomado de acdc.com/Phillip Morris

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

DISPUTA Lula promete referéndum sobre reformas en Brasil si es elegido en 2018

El expresidente brasileño Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva. El expresidente brasileño Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva.
El expresidente brasileño Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva. AFP/Archivo

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva aseguró que, si sale elegido en las presidenciales de octubre de 2018, ...

LEGADO Un dibujo de Hergé con Tintin y Milú adjudicado por 596 mil dólares

El dibujo en acuarela con tinta china, representa a Tintin y a Milú, escoltados por un mayordomo, en el palacio real de Sildavia. El dibujo en acuarela con tinta china, representa a Tintin y a Milú, escoltados por un mayordomo, en el palacio real de Sildavia.
El dibujo en acuarela con tinta china, representa a Tintin y a Milú, escoltados por un mayordomo, en el palacio real de Sildavia. Tomado de @elpais_america

Un dibujo en colores de Tintin y Milou, realizado por Hergé para la publicación de El Cetro de Ottokar, fue vendido por 596 ...

CELEBRACIÓN La reina Isabel II y el príncipe Felipe festejan su aniversario 70

La reina Isabel II junto a su esposo el príncipe Felipe. La reina Isabel II junto a su esposo el príncipe Felipe.
La reina Isabel II junto a su esposo el príncipe Felipe. AP/Archivo

La reina Isabel II de Inglaterra y Felipe de Edimburgo festejan el lunes el 70ª aniversario de su boda, sellando una unión en ...