Los desastres, ¿naturales?

No siempre los desastres naturales son respuesta de un medio ambiente afectado, vulnerable e inesperado. Muchos de ellos no se manifiestan de forma individual, por lo contrario, todos se desarrollan en un escenario en donde intervienen muchos factores.

Temas:

1400176 1400176
1400176

Puede que siempre haya llovido “a cántaros” en Panamá, sin embargo, muchos aseguran que las lluvias –últimamente– son más fuertes y más largas que en años anteriores.

La explicación, según muchos expertos, se resume en el ya común cambio climático y en fenómenos como “La Niña”, que alteran el curso normal del clima y las temperaturas.

Según el informe anual Geo Panamá, de junio de 2009, en los últimos cinco años se han presentado numerosas lluvias de gran intensidad que han afectado zonas rurales y urbanas.

Eventos específicos locales como las inundaciones de Prados del Este en septiembre de 2004 (más de 3 mil 300 afectados y 675 casas dañadas tras fuertes lluvias que causaron el desbordamiento de los ríos Pacora, Tocumen y Cabra); o las de noviembre de 2008 en Chiriquí y Bocas del Toro (unos 6 mil damnificados producto de inundaciones que dejaron pérdidas millonarias en daños a cultivos, viviendas e infraestructura de carretera) son una muestra de la magnitud de los daños que puede causar la naturaleza.

Según Geo Panamá, la manifestación más concreta de riesgo ambiental que amenaza a la población la constituye su vulnerabilidad a desastres, ya que la misma es fácilmente cuantificable por número de víctimas, damnificados, costos de asistencia social, restauración comunitaria, o pérdidas económicas.

Pero hay muchas otras razones que demuestran que el efecto de La Niña, El Niño u otras alteraciones del clima no actúan de manera independiente. Todo está interrelacionado, asegura Allan Lavell, coordinador del Programa Social sobre Riesgos y Desastres de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, con sede en Costa Rica.

Las acciones del hombre juegan un papel importante en el desarrollo de situaciones que ponen en peligro la salud o las condiciones de una comunidad.

Para Lavell, lo importante es conocer dos conceptos fundamentales: mitigación, que es la reducción de la producción de gases de efecto invernadero; y adaptación, que no es más que la reducción de la vulnerabilidad que puede tener el ser humano al establecerse en algún sitio.

“Tal como dicen los indígenas amazónicos, el territorio ya está ordenado, lo que hace falta es ordenar las actividades humanas”, remarca.

Entonces, es indispensable reconocer cuáles son los sitios en donde la naturaleza más se manifiesta y cómo lo hace. De esta manera, la convivencia debería ser buena y sin graves consecuencias.

“Si las ciudades quedan asentadas dentro de un sistema hídrico la posibilidad de una inundación, con o sin cambio climático, es mayor”, así explica Lavell cómo los desastres no son naturales.

Según el especialista, el cambio climático es una amenaza, pero no actúa en un escenario en blanco, es decir, hay muchos otros factores que lo detonan.

Las ciudades, los poblados, barrios y urbanizaciones están ubicados en sitios de alto riesgo y además no están preparados para afrontar ninguna situación, sobre todo en los países subdesarrollados que no han contado con una logística urbana ni con los estudios especializados y medidas necesarias para evitar y mitigar los azotes de los desastres naturales.

Pero, como se explicó anteriormente, todo está entrelazado, por lo tanto no solo se debería velar porque las áreas protegidas sean cuidadas de las acciones del hombre, sino que la dinámica de la naturaleza no afecte a los seres humanos.

La falta de previsiones y el ensañamiento de la naturaleza se han conjugado en los últimos años en Latinoamérica y 2010 no ha sido diferente. Agencias internacionales de noticias reportan que las probabilidades de que el fenómeno “La Niña” llegue a Colombia, en los próximos tres meses, han aumentado de un 30% a un 60%.

El caso de Brasil es mucho más grave. Durante la última semana las fuertes precipitaciones han cobrado al menos 44 vidas y han dejado 116 mil 875 damnificados al nordeste del país.

El Gobierno de El Salvador decretó esta semana una alerta verde por lluvias asociadas a una baja presión atmosférica. Algo similar sucede en Panamá, en donde se declaró un estado de emergencia para ayudar a las más de 600 personas que tras la crecida del río Tataré, al este de la ciudad, perdieron enseres y sufrieron daños en sus viviendas.

El escenario está lleno de nubarrones y no todo es culpa del cambio climático. El Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente (CEPIS) de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que los desastres no deben ser considerados una fuerza incontrolable, ya que siempre se está a tiempo para tomar las medidas para enfrentar las situaciones, reforzar los sistemas y preparar a los equipos que servirán de apoyo para cualquier situación.

Y la mayor experiencia está en aprender de situaciones pasadas, en las que se han podido palpar las consecuencias.

En la Guía de Análisis de la Vulnerabilidad de la OPS se destaca la necesidad de implementar un plan de contingencia dando respuesta a la pregunta ¿Qué resistencia tiene cada uno de los componentes del sistema para resistir el impacto de las amenazas propias de la zona?

Con esa respuesta en mano, se deben definir las medidas de mitigación y las acciones que se pondrán en práctica a la hora de enfrentar un desastre.

Tras las inundaciones del pasado fin de semana en la ciudad de Panamá, el director del Sistema Nacional de Protección Civil, Arturo Alvarado De Icaza, anunció que instructores del Comando Sur de Estados Unidos entrenarán a su personal en “Búsqueda y rescate de personas”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado se defiende de demanda millonaria

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Destacados

Lo último en La Prensa

Odebrecht-Suiza Corte Suprema retira de la agenda del Pleno el amparo presentado por los Martinelli Linares

Se desconoce el paradero de Luis Enrique (Izq.) y Ricardo Alberto Martinelli Linares. Se desconoce el paradero de Luis Enrique (Izq.) y Ricardo Alberto Martinelli Linares.
Se desconoce el paradero de Luis Enrique (Izq.) y Ricardo Alberto Martinelli Linares. LA PRENSA/Archivo

El Pleno de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) no discutirá este jueves el proyecto de fallo sobre el amparo de garantías ...

Economía Cambio climático amenaza áreas de cultivo de café

Cambio climático amenaza áreas de cultivo de café Cambio climático amenaza áreas de cultivo de café Vídeo
Cambio climático amenaza áreas de cultivo de café AFP

El café es fuente de ingresos y uno de los símbolos de América Latina, pero el futuro del clima puede tener un fuerte impacto ...