GRANDES EVENTOS. PRINCIPALES PROTAGONISTAS.

No era muy diplomático

William Jannings Price fue enviado extraordinario o ministro plenipotenciario; en sus tiempos no se llamaban embajadores, de su país, Estados Unidos de América en la República de Panamá.Lo fue durante varios años, que quizás fueron los comprendidos, las fechas exactas no las pudimos obtener, en la segunda década del siglo XX. Ya en 1914 estaba aquí en este país, y para 1915, 1916, 1918, y hasta 1921, aparecen citas y noticias escritas sobre él, acá en Panamá. En la primera de nuestras fotografías de hoy, vemos lo que parece ser el Palacio Presidencial, llamado después de las Garzas por los bellos pájaros que originalmente regaló el gran poeta Ricardo Miró. Aquí vemos a tres personajes, el del medio es el Dr. Belisario Porras, presidente de la República en tres ocasiones y que por lo tanto, muchísimas veces tuvo ocasión para bien o para lo contrario de tener que encontrarse con tan obstinado, entrometido y dominante señor. Más tarde explicaremos por qué nos atrevemos a decir lo anterior. Price está a la izquierda de Porras, a quien todo el mundo podrá reconocer, pero por si acaso, les recordamos que es el caballero que está en el medio. A la otra figura no la pudimos identificar.En la segunda toma se observan las oficinas del enviado especial. Se ven retratos de familiares, amigos, políticos y superiores en rango colgando de las paredes o bien sobre el escritorio. Estas oficinas estaban situadas en la en ese entonces llamada Legación Americana en la calle 4ta con la Avenida Central del barrio de San Felipe.Los acondicionadores de aire ¿por qué llamarlos acondicionados, si los que se acondicionan son los espacios en que se encuentran instalados? Brillan por su ausencia, ya que aún no existían.Se ven además libros y muchos documentos. Un par de prehistóricos teléfonos, pero con los cuales, me da mucha pena era muchas veces más rápido el comunicarse, ya que ahora entre musiquita, grabaciones, discos y demás cantinelas ya no es para nada fácil el hablar, a no ser que se usen celulares o móviles como se llaman en otras partes y que se han convertido en el más divertido juguetito de la humanidad actual.¿Y en dónde estaría en esos momentos el ocupante de esta oficina, el prepotente señor Price? Pues nada raro sería que estuviese en la Presidencia de la República de Panamá que estaba situada a pocas cuadras y en donde entraba como Pedro por su casa a tratar como niños malcriados a desde el Presidente para abajo. El mister pretendía manejar este país como si fuese su propia hacienda, algo que no se podía permitir, ya que a su vez esta hacienda ya tenía sus propios dueños, aun cuando fueran nacidos aquí. William Jannings Price fue enviado extraordinario o ministro plenipotenciario; en sus tiempos no se llamaban embajadores, de su país, Estados Unidos de América en la República de Panamá.Lo fue durante varios años, que quizás fueron los comprendidos, las fechas exactas no las pudimos obtener, en la segunda década del siglo XX. Ya en 1914 estaba aquí en este país, y para 1915, 1916, 1918, y hasta 1921, aparecen citas y noticias escritas sobre él, acá en Panamá. En la primera de nuestras fotografías de hoy, vemos lo que parece ser el Palacio Presidencial, llamado después de las Garzas por los bellos pájaros que originalmente regaló el gran poeta Ricardo Miró. Aquí vemos a tres personajes, el del medio es el Dr. Belisario Porras, presidente de la República en tres ocasiones y que por lo tanto, muchísimas veces tuvo ocasión para bien o para lo contrario de tener que encontrarse con tan obstinado, entrometido y dominante señor. Más tarde explicaremos por qué nos atrevemos a decir lo anterior. Price está a la izquierda de Porras, a quien todo el mundo podrá reconocer, pero por si acaso, les recordamos que es el caballero que está en el medio. A la otra figura no la pudimos identificar.En la segunda toma se observan las oficinas del enviado especial. Se ven retratos de familiares, amigos, políticos y superiores en rango colgando de las paredes o bien sobre el escritorio. Estas oficinas estaban situadas en la en ese entonces llamada Legación Americana en la calle 4ta con la Avenida Central del barrio de San Felipe.Los acondicionadores de aire ¿por qué llamarlos acondicionados, si los que se acondicionan son los espacios en que se encuentran instalados? Brillan por su ausencia, ya que aún no existían.Se ven además libros y muchos documentos. Un par de prehistóricos teléfonos, pero con los cuales, me da mucha pena era muchas veces más rápido el comunicarse, ya que ahora entre musiquita, grabaciones, discos y demás cantinelas ya no es para nada fácil el hablar, a no ser que se usen celulares o móviles como se llaman en otras partes y que se han convertido en el más divertido juguetito de la humanidad actual.¿Y en dónde estaría en esos momentos el ocupante de esta oficina, el prepotente señor Price? Pues nada raro sería que estuviese en la Presidencia de la República de Panamá que estaba situada a pocas cuadras y en donde entraba como Pedro por su casa a tratar como niños malcriados a desde el Presidente para abajo. El mister pretendía manejar este país como si fuese su propia hacienda, algo que no se podía permitir, ya que a su vez esta hacienda ya tenía sus propios dueños, aun cuando fueran nacidos aquí.
William Jannings Price fue enviado extraordinario o ministro plenipotenciario; en sus tiempos no se llamaban embajadores, de su país, Estados Unidos de América en la República de Panamá.Lo fue durante varios años, que quizás fueron los comprendidos, las fechas exactas no las pudimos obtener, en la segunda década del siglo XX. Ya en 1914 estaba aquí en este país, y para 1915, 1916, 1918, y hasta 1921, aparecen citas y noticias escritas sobre él, acá en Panamá. En la primera de nuestras fotografías de hoy, vemos lo que parece ser el Palacio Presidencial, llamado después de las Garzas por los bellos pájaros que originalmente regaló el gran poeta Ricardo Miró. Aquí vemos a tres personajes, el del medio es el Dr. Belisario Porras, presidente de la República en tres ocasiones y que por lo tanto, muchísimas veces tuvo ocasión para bien o para lo contrario de tener que encontrarse con tan obstinado, entrometido y dominante señor. Más tarde explicaremos por qué nos atrevemos a decir lo anterior. Price está a la izquierda de Porras, a quien todo el mundo podrá reconocer, pero por si acaso, les recordamos que es el caballero que está en el medio. A la otra figura no la pudimos identificar.En la segunda toma se observan las oficinas del enviado especial. Se ven retratos de familiares, amigos, políticos y superiores en rango colgando de las paredes o bien sobre el escritorio. Estas oficinas estaban situadas en la en ese entonces llamada Legación Americana en la calle 4ta con la Avenida Central del barrio de San Felipe.Los acondicionadores de aire ¿por qué llamarlos acondicionados, si los que se acondicionan son los espacios en que se encuentran instalados? Brillan por su ausencia, ya que aún no existían.Se ven además libros y muchos documentos. Un par de prehistóricos teléfonos, pero con los cuales, me da mucha pena era muchas veces más rápido el comunicarse, ya que ahora entre musiquita, grabaciones, discos y demás cantinelas ya no es para nada fácil el hablar, a no ser que se usen celulares o móviles como se llaman en otras partes y que se han convertido en el más divertido juguetito de la humanidad actual.¿Y en dónde estaría en esos momentos el ocupante de esta oficina, el prepotente señor Price? Pues nada raro sería que estuviese en la Presidencia de la República de Panamá que estaba situada a pocas cuadras y en donde entraba como Pedro por su casa a tratar como niños malcriados a desde el Presidente para abajo. El mister pretendía manejar este país como si fuese su propia hacienda, algo que no se podía permitir, ya que a su vez esta hacienda ya tenía sus propios dueños, aun cuando fueran nacidos aquí.

Las continuas exigencias del ministro William J. Price, las que al fin de cuantas las imponían desde Washington, comenzaron a hacerse más notorias, cuando aquél teso caballero, exigió al gobierno panameño presidido por Belisario Porras y en 1915, que este tenía que entregar las armas de largo alcance (¿qué sería largo alcance en aquella lejanas épocas. Cien, doscientos, trescientos metros y con balas de qué calibre?). Porras se opuso a lo anterior, pero como siempre ha sucedido con los presidentes de turno, al poco tiempo hubo que ceder o iba a resultar más caro lo que hubiese tenido que entregar. Una mínima parte de aquellos rifles, no eran nada más, fueron de todas maneras retenidos aquí en la presidencia, sin embargo el mayor porcentaje de ellos fue depositado en cierto recoveco de la ex zona del Canal. A su vez y esto la verdad es que no lo vemos tan mal, Panamá tuvo que disolver los restos de lo que fue el ejército Colombiano con lo cual nos libramos de que un militarismo ya se hubiese instalado en el país, con los peligros que todo aquello hubiese podido acarrear.

Porras también se había propuesto nacionalizar a la lotería, que era manejada por medio de una contrato concedido a José Gabriel Duque ciudadano norteamericano pero asentado en este país. La idea de nuestro presidente era que las ganancias que aquello produciría eran propiedad de la Nación. Price tomó el asunto en forma sospechosamente obstinada. Decía que nacionalizar la lotería era ir contra los interese de ciertos ciudadanos de los Estados Unidos.

Price también se oponía cada vez que los gobiernos panameños, durante su gestión ¿diplomática? trataban de efectuar préstamos para o emprender obras públicas, pagar deudas acumuladas o cualquier otra necesidad. Y era tan grande la desconfianza que el gobierno Norteño y su representante les tenía a los políticos y gobernantes locales (¿tendría razón?) que los Estados Unidos tuvieron que nombrar aquí a un agente fiscal de las finanzas criollas. Al señor Addison Ruan fue el primero que desempeñó esa labor.

Otro motivo muy sensible de fricciones entre los dos países y sus dirigentes o sus representantes, era también el deseo de Panamá (¿justificado?) de tener acceso a los fondos monetarios que estaban en reserva en los bancos estadounidenses, sucesivos mandatarios nuestros intentaron hacer los mismo pero Mister Precio, en español también los objetó.

Price también acusaba algunos prominentes políticos nativos de controlar varios lugares de "diversión" en el barrio rojo o de la prostitución de las ciudades terminales de Panamá y Colón.

En fin que fuera por coincidencia en el tiempo, o por su manera de ser Mister Price fue como una implacable pulga, algo que afortunadamente con el tiempo entre los nuevos diplomáticos ha tendido a desparecer ya que ahora se usan otras maneras para imponer las exigencias foráneas.

Porras no fue el único presidente panameños, que tenía como se dice en lenguaje criollo esa "cócora" al lado. Los señores R. M. Valdéz, C. Urriola, P. Díaz, E. T. Lefevre en su calidad de presidentes de la República también en ocasiones lo sufrieron pero no tanto como Porras. Quien salía a veces de su ofician en la presidencia en donde Price entraba con solo tocar la puerta con la cara roja de ira manifestando (así lo hemos leído u oído) que si aquel señor creía que estaba tratando con niños y que si no fuera por las consecuencias, ganas no le faltaba para ayudar a que se cayera desde el balcón.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

La avioneta será utilizado por estudiantes de aviación de la Universidad Tecnológica.
Especial para La Prensa/Alcibíades Cortez

incidente ocurrió el pasado domingo Avioneta accidentada en Guararé será destinada para estudios

POLÉMICA Emplazan a Miambiente para que aplique sanciones por tala de manglares

Reunión de concejales con autoridades de Miambiente.
Especial para La Prensa/Vielka Corro

CONTAMINACIÓN AMBIENTAL Vertedero afecta el cauce de una quebrada y dos ríos en Los Santos

Para solucionar esta situación Vega pidió ayuda a los ministerios de Salud y Ambiente.
Especial para La Prensa/Alcibíades Cortez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Mundo Accidente aéreo en Cuba: expiloto mexicano denuncia fallas de mantenimiento

110 personas fallecieron cuando un Boeing 737 se estrelló el viernes. 110 personas fallecieron cuando un Boeing 737 se estrelló el viernes.
110 personas fallecieron cuando un Boeing 737 se estrelló el viernes. AP/Enrique de la Osa

Un expiloto de la firma mexicana Damojh (Global Air), propietaria del Boeing rentado por Cubana de Aviación que se estrelló en ...

incidente Se incendia bus de la ruta Pesé-Panamá

Peritos esperaron que el bus se enfriara para iniciar las investigaciones pertinentes. Peritos esperaron que el bus se enfriara para iniciar las investigaciones pertinentes.
Peritos esperaron que el bus se enfriara para iniciar las investigaciones pertinentes. Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Un bus de la ruta Pesé-Panamá se incendió la tarde de este sábado 19 de mayo, en el sector de Los Cantos de Parita, en la ...