NO TODOS LOS CAMBIOS SON BUENOS. PAISAJES QUE JAMÁS SE VOLVERÁN A VER.

Otra forma de vivir

El pies de la raices no lleva entrada...ok El pies de la raices no lleva entrada...ok

El pies de la raices no lleva entrada...ok

626812 626812

626812

Las fotografías de hoy muestra cómo ha cambiado radicalmente la ciudad de Panamá en un lapso de aproximadamente 80 años.

Ya no se puede ni soñar con ver los espacios abiertos, poco apiñados y cubiertos por árboles que era común ver en áreas como Perejil, presentados en nuestra segunda imagen.

Hoy, una fotografía tomada desde el mismo lugar no nos permitirá divisar nada de lo que aquí se observa, ya que el mal entendido progreso, representado por cemento y más cemento con poco que lo adorne, se apoderó de esta hoy para nada estética ciudad, anteriormente muy diferente.

Tanto así que nos atreveríamos a decir que, hablando arquitectónicamente, a pesar de lo "moderno", ha retrocedido más que lo que ha podido avanzar.

Ahora bien, detallando nuestras dos fotografías de hoy, se puede observar casi que el mismo tipo de construcción cuyo material es la madera, los techos de zinc y una pequeña empalizada que tal como nos lo confirma nuestro fiel amigo el Diccionario de la Real Academia, (lo de la lengua no es necesario), empalizada es una cerca hecha de pequeñas estacas, naturalmente del material, arriba mencionado.

Sin embargo, por la ausencia de la cerca en una de las tomas, las palmeras, el número de sus pisos, nos obliga a pensar que se trata de dos viviendas diferentes, que por lo frescas, cómodas y amplias, abundaban sobre todo en las áreas aledañas a las del centro de la capital, de la cual ya había que huir. ¡Felices aún, hasta cierto punto lo que hoy, aquello han podido lograr! pues el ruido, las aglomeraciones, la poca educación, el frecuente olvido de los derechos colectivos ya amenazaban, como hoy ya lo han logrado, su indeseable aparición.

Además, que fresco el que constantemente en esos, cuasi paradisíacos lugares se debería sentir a todas horas. Y ¡ay!, lo repetimos, la falta de esa maldición que entre nosotros lo constituye el ruido, tan apreciado por otros, que parecen desconocer que donde hay ruido no puede existir ni paz, ni intimidad, ni meditación, ni el poder pensar, ni nada profundo, ni de utilidad.

También en la otra fotografía, a lo lejos se puede contemplar a la vieja ciudad.

Allí sobresalen las torres de lo que parece ser la iglesia de la actual Catedral Metropolitana, la de la Iglesia de San Francisco, otra que no identificamos, y que pudiera ser la del Convento de la Concepción ya desaparecida, más la chimenea de la planta de gas a la orilla del mar y muy cercana a la Plaza de Herrera. El resto, techos y más techos, además de la inmensidad del Océano Pacífico.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Loteria nacional

21 Ene 2018

Primer premio

2 1 1 8

AADA

Serie: 21 Folio: 9

2o premio

0484

3er premio

7571

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Por si te lo perdiste

Desacato del órgano legislativo Antai solicita a la Asamblea cumplir la ley

Yanibel Ábrego (Izq.) y Angélica Maytín
LA PRENSA/Archivo

LAVA JATO Y BLUE APPLE Abogados, el hilo que anuda dos escándalos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Videos Recorriendo el tren a Colón

Recorriendo el tren a Colón Recorriendo el tren a Colón Vídeo
Recorriendo el tren a Colón

Detalles en: Un viaje nostálgico en el tren interoceánico

Videos Un vistazo al tren Panamá Colón

Un vistazo al tren Panamá Colón Un vistazo al tren Panamá Colón Vídeo
Un vistazo al tren Panamá Colón

Detalles en la nota: Un viaje nostálgico al tren interoceánico.

Cultura Un viaje nostálgico en el tren interoceánico

Tren Panamá-Colón Tren Panamá-Colón
Tren Panamá-Colón LA PRENSA/Alexander Arosemena

Son las 6:45 a.m. y en la estación del Panama Canal Railway Company en corozal se comienza a disfrutar de esos amaneceres de ...