HOMBRES. CONFERENCIA EN LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.

El patrón de la infidelidad

Al corroborar una infidelidad hay que ver si se puede salvar la relación o se decide cortar de raíz con el problema. Lo peor que una mujer puede hacer es empezar una guerra con su pareja sin antes estar segura de sus acusaciones.

CORAZONADA. Siempre hay señales que alertan a la mujer de que su pareja tiene una amante. CORAZONADA. Siempre hay señales que alertan a la mujer de que su pareja tiene una amante.
CORAZONADA. Siempre hay señales que alertan a la mujer de que su pareja tiene una amante.

La psicoanalista Amada Prieto, quien esta semana dictó en la Universidad de Panamá el seminario Los puntos sobre las íes en cuestiones del amor, asegura que el patrón de infidelidad en los hombres es el mismo y es fácil de detectar, por lo que afirma que ninguna mujer necesita contratar a un detective privado para que le diga "su esposo o su novio la engaña".

Comenta que en los más de 10 años de experiencia que tiene como psicoanalista, se ha tomado la tarea de extraer de sus pacientes cuáles son las señales de alarma que más se repiten cuando un hombre tiene una amante.

"Es bueno que las mujeres sepan bien cuáles son estas características, y lo más importante, que sepan que hay que tomar una decisión inmediata al corroborar la sospecha: ver si existen posibilidades de salvar la relación o en definitiva acabarla antes de que la situación se torne emocionalmente peligrosa. Pero jamás guardar la duda para sí o empezar una guerra campal en donde la más perjudicada será la engañada", argumenta la especialista.

Antes de entrar al núcleo del tema, Prieto hizo un alto y acotó que hay que tener cuidado con los "fantasmas" que ciegan a las mujeres muy celosas. "Una cosa es ver con la cabeza fría hechos contundentes, y otra es crearlos y motivar a la pareja a hacer de nuestras dudas una realidad".

También recomendó no formar discusiones ni conflictos hasta estar seguras de que existe un engaño. Dicho esto, entró en el tema que todos en el auditorio esperaban con ansias. Una de las características más comunes del engañador es que se empieza a molestar cuando su pareja oficial le pide verlo en un día o a una hora en que no han quedado de verse. Esto se da, según la doctora, porque el infiel necesita trazarse un patrón de salidas para no "volverse loco, no quedar mal con nadie ni mucho menos cometer errores".

Si su novia o esposa va a salir le pregunta a dónde va a ir y a qué hora va a regresar a casa para saber qué tiempo tiene para salir, y a dónde sí puede ir.

Extrañamente, dice Prieto, se nota que está gastando más dinero del usual, y las invitaciones a los lugares de antes se suspenden. Cancela citas en el último momento y cuando sacan el tiempo para su relación oficial, dejan que su teléfono celular suene y suene porque "no anda de humor para llamadas" o misteriosamente el teléfono nunca suena.

No se acuerda si le ha dicho algo o no, porque se lo ha dicho a esa otra persona. Sabe todo sobre una película que recientemente se estrenó en el cine, aún cuando no la ha visto con su pareja.

Habla por teléfono a escondidas o casi murmurando. No le presta atención a los detalles que se hagan en su nombre, como cambios de apariencia o una comida especial.

Además, se molesta con gran facilidad, porque siente que está donde no quiere estar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado se defiende de demanda millonaria

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Destacados

Lo último en La Prensa