PAULO COELHO

La segunda oportunidad

Temas:

CURIOSIDAD ETERNA. Las sibilas, hechiceras capaces de prever el futuro, vivían en la antigua Roma. Cierto día, una de ellas apareció en el palacio del emperador Tiberio con nueve libros; dijo que allí estaba escrito el futuro del Imperio, y pidió 10 talentos de oro por ellos. A Tiberio le pareció un precio elevadísimo y no los quiso comprar.

La sibila se marchó, quemó tres libros, y regresó con los seis restantes. “Cuestan 10 talentos de oro”, dijo. Tiberio soltó una carcajada, y la echó del palacio. ¿Cómo se atrevía a vender seis libros por el precio de nueve?

La sibila quemó tres libros más y volvió ante Tiberio solo con los tres volúmenes que habían restado: “También cuestan 10 talentos de oro”. Intrigado, Tiberio acabó comprando los tres volúmenes, y solo pudo leer una pequeña parte del futuro.

Estaba contándole esta historia a Mónica, agente y amiga, mientras íbamos a Portugal, y al terminar me di cuenta de que estábamos pasando por Ciudad Rodrigo, en la frontera con España. Justamente allí, años atrás, alguien me había ofrecido un libro, y yo no lo había querido comprar.

Durante el primer viaje de divulgación de mis libros en Europa, había decidido almorzar en aquella ciudad.

Fui a visitar la catedral y encontré a un padre. “Vea como el sol del atardecer hace todo más bonito aquí adentro”, me dijo. Conversamos un poco, y él me guió por los altares, claustros y jardines interiores del templo. Al final, me ofreció un libro que había escrito sobre la iglesia, pero yo no lo quise comprar. Cuando salí, me sentí culpable; yo era escritor, estaba en Europa tratando de vender mi trabajo: ¿por qué no comprar el libro del padre, por solidaridad? Después olvidé el episodio.

Hasta aquel momento.

OTRA OPORTUNIDAD. No me había acordado de la historia de los libros sibilinos por casualidad. Nos dirigimos a la plaza, frente a la iglesia, donde una mujer estaba mirando al cielo.

- Buenas tardes. Estoy buscando a un padre que escribió un libro sobre esta iglesia.

- Ese padre se llamaba Estanislao, se murió el año pasado – me respondió ella.

Sentí una inmensa tristeza. ¿Por qué no habría dado al padre la misma alegría que sentía cuando veía a alguien con uno de mis libros?

Fue uno de los hombres más bondadosos que conocí – continuó la mujer. Era de familia humilde, pero llegó a ser arqueólogo. Ayudó a mi hijo a conseguir una beca.

Le comenté a ella lo que me había llevado allí.

- No se culpe, hijo mío – dijo. Vaya a visitar la catedral.

Pensé que era una señal, e hice lo que me mandaba.

Solo había un padre en un confesionario, esperando a los fieles que no acudían. Me dirigí hacia él, que me hizo una seña para que me arrodillase, pero yo le interrumpí.

- No quiero confesarme; solo vine a comprar un libro sobre esta iglesia, escrito por un hombre llamado Estanislao.

Los ojos del padre brillaron. Salió del confesionario y volvió minutos después con un ejemplar.

- Qué alegría que haya venido para esto! – me dijo. – ¡Soy hermano del padre Estanislao, y esto me llena de orgullo! ¡Él debe de estar en el cielo, contento al ver que su trabajo es apreciado!

Con tantos padres por allí, yo había encontrado justamente al hermano de Estanislao. Pagué el libro y le agradecí. Él me abrazó. Cuando iba saliendo, escuché su voz.

- Vea como el sol del atardecer hace todo más bonito aquí adentro – me dijo.

Eran las mismas palabras que el padre Estanislao me había dicho años antes.

Siempre hay una segunda oportunidad en la vida.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

ganó el Belmont Stakes de 1964 Fallece el legendario jockey panameño Manuel Manny Ycaza

En la foto tomada en noviembre de 1963 está Manny Icaza (C) junto a su esposa Linda Bement, quien fue Miss Universo 1960, en el bautizo de uno de sus hijos. La pareja se divorció en 1969.
AP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

El Postre ¿Por qué es rojo el plantintá?

El Postre episodio 18 El Postre episodio 18
El Postre episodio 18

Con un wappin y una sonrisa de oreja a oreja, lo recibe a uno Stanley Record en su local en Río Abajo: Donde Stan Caribbean ...

Videos La fallida pacificación de las favelas de Río llegará al cine

La fallida pacificación de las favelas de Río llegará al cine La fallida pacificación de las favelas de Río llegará al cine Vídeo
La fallida pacificación de las favelas de Río llegará al cine AFP

Creada por el guionista de "Tropa de Élite", Rodrigo Pimentel, una película cuenta el fracaso de las Unidades de Policía ...

separados en la frontera Estados Unidos reúne a 364 niños migrantes con sus familias

La Conferencia Episcopal de Estados Unidos y el Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados están tomando la iniciativa de ayudar a familias que han sido puestas en libertad en el país. La Conferencia Episcopal de Estados Unidos y el Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados están tomando la iniciativa de ayudar a familias que han sido puestas en libertad en el país.
La Conferencia Episcopal de Estados Unidos y el Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados están tomando la iniciativa de ayudar a familias que han sido puestas en libertad en el país. AFP/Pedro Pardo

El gobierno del presidente Donald Trump informó el jueves que ha reunido a 364 niños de 5 años o más con sus familias luego de ...