de futbolista a médico

Mitre y sus dos pasiones

Una entrevista con Engin Mitre, que tuvo buen regate para manejarse en la cancha como futbolista y fuera de ella como médico.

Temas:

Selección nacional que llegó a la final de la Copa Oro 2005. Engin Mitre, de pie, primero de izquierda a derecha.LA Selección nacional que llegó a la final de la Copa Oro 2005. Engin Mitre, de pie, primero de izquierda a derecha.LA

Selección nacional que llegó a la final de la Copa Oro 2005. Engin Mitre, de pie, primero de izquierda a derecha.LA

Mitre atiende a un niño en el Centro de Salud de Las Mañanitas. Mitre atiende a un niño en el Centro de Salud de Las Mañanitas.

Mitre atiende a un niño en el Centro de Salud de Las Mañanitas. Foto por: Roberto Cisneros

La dirigencia del Chorrillo le hizo un reconocimiento en su partido de despedida. La dirigencia del Chorrillo le hizo un reconocimiento en su partido de despedida.

La dirigencia del Chorrillo le hizo un reconocimiento en su partido de despedida. Foto por: Luis García

Futbolista de profesión y médico de vocación. 

Así se puede resumir la faceta de Engin Mitre, que este año se  retiró como futbolista  a la edad de 35 años, para dedicarse por entero a su otra pasión que es la medicina.

En el fútbol mundial ha habido casos como los del técnico argentino Carlos Salvador Bilardo, médico con especialidad en ginecología, o la del brasileño Sócrates,  el argentino Raúl Madero o el español Pablo Alfaro, entre algunos otros.

O los casos  del mexicano Hugo Sánchez y el colombiano Francisco Pacho Maturana, que se especializaron en  odontología.

Mitre, hijo de un exfutbolista, siguió los pasos de su padre y en el fútbol llegó a jugar con una selección Sub-23;  en dos eliminatorias mundialistas, dos Copas Oro y una Copa Centroamericana. Formó parte del equipo que jugó la primera  final de la Copa  Oro 2005 frente a Estados Unidos; en el plano local ganó seis finales: dos con el Plaza Amador, una con el Chorrillo y tres con el Suntracs, los tres equipos en los que jugó.

El seis de noviembre se retira del fútbol en un  partido contra Plaza Amador, en el estadio Maracaná, fue un acto sencillo que le hizo la dirigencia del Chorrillo y  la LPF, pero muy simbólico.

La Prensa conversó con Mitre sobre sus dos pasiones: el fútbol y la medicina.

¿Cuándo terminaste el  bachillerato?

Lo terminé en 1999.

¿Cuántos años tenías?

Tenía 18.

¿Por entonces jugabas ya al fútbol?

Estaba entrenando en la Escuela Siglo XXI y después comencé a entrenar con el Plaza Amador.

¿Solo entrenabas?

Sí. Solo iba a las prácticas. Eso fue al inicio del año, porque ya al finalizar, se hace una elección de jugadores y entonces se  me da la oportunidad de jugar para el mes de  septiembre de 1999. Allí ya había cumplido los 18 años.

¿En qué colegio terminaste tu bachillerato?

Colegio la Salle,  primaria y secundaria.

¿Cuando te gradúas de bachiller, piensas de inmediato en la medicina?

No. Primero había pensado en ingeniería, estuve en trámites para eso, pero después, como había pasado el tiempo de las inscripciones, entonces pensé en otras opciones y allí fue donde me fui por el tema de la medicina.

¿Comenzaste entonces en  2000?

Sí, para ese año comencé a estudiar.

¿Mientras tanto en lo deportivo, cómo te iba con el Plaza, quién lo dirigía?

Lo dirigía el Halcón Buitrago.

¿Muy diferente el fútbol de ese entonces a lo de hoy?

Claro, totalmente.

¿Cómo fueron esos comienzos para jugar y estudiar?

Como en realidad en  ese tiempo no se pagaba mucho, la  prioridad mía era estudiar, porque de verdad que si alcanzaba era para el pasaje, no era nada lo que se pagaba. Trataba de entrenar todos los días, pero recuerdo que no iba todos los días, porque a veces tenía clases en la tarde, entonces siempre fue prioridad estudiar.

¿Entrenabas en la mañana o en la tarde?

A veces se  variaba. Unas veces en la mañana y otras en las tardes. Pero por lo regular los entrenos eran después de las cuatro de la tarde. A veces en Plaza Amador, cerro Ancón, en los Siete Campos, pero después de allí muy poco en la mañana.

¿Cuándo comienzas a jugar de lleno con el Plaza Amador en el primer equipo?

En el 99 jugué muy poco, como cuatro juegos, en  2000 ya comencé a jugar más.

¿En Plaza Amador te respaldaron para que estudiaras y jugaras?

Sí. En ese tiempo estaba Califa Moreno, tenía el apoyo para cuando tenía parciales o un tema donde no podía faltar.

¿En qué universidad estudiaste?

En la Universidad de Columbus. Es privada.

¿Cuántas materias dabas?

El primer año eran muchas, entre siete u ocho, después fueron disminuyendo, pero no bajaban de las cinco.

¿En qué año te graduaste de médico?

Terminé en  2007.

¿Cuándo comenzaste a ser reconocido en la selección nacional?

En ese tiempo era la selección Sub-23, que estuvo en el Preolímpico. Mi primer debut fue en  2003 con Gary Stempel contra Bermudas, después la tomó el  Cheché Hernández y pasé a jugar con la Sub-23.

Ya con la experiencia como jugador, ¿cómo comenzaste a manejarte entre el fútbol y la medicina?

Siempre le hice conocer todo al técnico nuevo, pero tenía que priorizar en el tema del estudio, tenía muchas cosas en juego, porque lo de mi estudio era un préstamo en el Ifarhu, entonces, era  mucha la responsabilidad.

¿Engin, tomando en consideración lo difícil que es estudiar medicina , hoy es más fácil o más difícil para un futbolista que quiera compaginar el deporte con esa especialidad?

 Hoy día lo veo bastante difícil, porque nuestro fútbol ha cambiado, ha ido evolucionando, habría que hacer una encuesta para preguntar. Pero yo en lo personal lo veo más difícil, porque es más exigente.

¿Pero por muy complicado que sea, se puede intentar?

Claro que se puede.

Dicen que a veces ibas medio dormido a las prácticas matutinas?

Era complicado y hay muchas anécdotas. Los entrenos eran difíciles, es como  para escribir una historia. Y saber al final de que se puede estudiar, independientemente de que sea medicina u otra carrera. Se puede estudiar y jugar fútbol al mismo tiempo.

¿Cómo fueron esos primeros años?

Había que estudiar mucho, hasta en la madrugada y después correr en las prácticas, era mucho el  desgaste, y era de hacerlo todos los días.

¿Ud. viene de una familia de futbolistas?

Mi padre Carlos Mitre fue futbolista. Jugó en la selección, en el Plaza Amador y en El Salvador.

O sea, primero te haces jugador del Plaza por tu padre?

Claro. Él fue el que me llevaba a las prácticas.

Engin, Ud. también llegó a ser el médico de algunas selecciones nacionales juveniles. ¿Cuéntanos?

En el Mundial Sub-17 en Guadalajara, México. Estuve igual en el Preolímpico que fue en México con la Sub-20, con Javier Wanchope.

Nunca pudiste ir a un Mundial, pero lo hiciste como médico. ¿Cómo fue esa experiencia?

 A pesar de ser un campeonato de categorías inferiores, es una vivencia diferente, pero desde el punto de vista médico, tuvo muchas responsabilidades, tanto dentro como fuera. Fue una vivencia para toda la vida.

¿Cuándo comienzas a ejercer tu profesión de médico?

En  2009.

Ya como doctor. ¿Cómo te la ingeniaste para jugar fútbol y atender tus deberes como galeno?

Ya fue más fácil. Lo difícil ya había pasado. Como se dice, jugaba al ajedrez y ya lo dominaba fácilmente.

 ¿Como jugador de la selección tu momento más determinante fue en los tiempos del Cheché Hernández?

Lo mejor que a uno le puede pasar es llegar a una selección nacional, independientemente de las críticas. Vestir la camiseta nacional y cantar tu himno es lo más bonito que a un jugador le puede pasar.

En la cancha eras un volante de marca, tipo Gavilán Gómez o Juan Ramón Solís, parecidos en su contextura y juego. Una posición que genera polémica y crítica.

Como yo siempre le decía a mis compañeros, nosotros vemos el fútbol solo de quien golea, el que sale en el diario, pero no ven el funcionamiento. Para poder construir la jugada o para defender, necesitas al volante de contención o como se dice, el  de primera línea.

Irónicamente, hoy te toca atender a los enfermos o golpeados, pero jugaste en una posición donde había que golpear mucho.

Es una posición en que lo primero que hay que hacer es imponer respeto. Ya después jugar dependiendo de cómo se de la situación.

Después del Cheché, tuviste menos oportunidades en la selección.

Yo fui con Guimaraes a una Copa  Oro. Pero era una parte donde ya estaba visualizando lo que quería ser, o futbolista o terminar mi carrera, entonces conversé con el  técnico y le dije que posiblemente ese era mi último episodio en el fútbol. Lo último de la carrera era también difícil.

Después del Plaza, vas a la segunda división con el Suntracs y después juegas con Chorrillo. Hace poco te hicieron un acto de despedida. ¿Es definitiva, o como algunos otros, de pronto te veremos de regreso?

De querer jugar, uno siempre lo anhela. Pero en estos momentos no lo tengo en mira.

¿Has pensado seguir la carrera de técnico?

Aún no está en mis planes, pero a futuro de repente podría pensarlo.

¿Qué especialidad tienes en la medicina?

Médico general

¿Dónde trabajas y en qué otros lugares lo has hecho?

Trabajo en el Centro de Salud de Mañanitas y también estuve en el Santo Tomás, en los centros de Panamá Este y en clínicas privadas.

¿Qué te motivó a  estudiar medicina?

La parte humanística. Cuando llega el paciente enfermo, cuando ya lo tratas y lo atiendes, cuando sale del consultorio y te da las gracias, es algo que a uno lo llena de alegría.

Como médico y futbolista, qué mensaje le darias a los jovenes que se agitan en este deporte.

El fútbol puede  convertirse en una profesión muy lejana y hay que ponerle mucho empeño, hay que prepararse bien,  pero sin duda hay que estudiar. Ojalá en unos años el fútbol  se convierta en una profesión, que los muchachos continúen  esforzándose, porque  siempre llegará la recompensa.

Que estudien cualquier profesión, que  el deporte no sea impedimento para estudiar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código