edición 100 del tour de francia

Se consolida el imperio británico

La llegada de Froome a París fue con estilo: Con el jersey amarillo de líder se apoderó de la punta en la octava etapa y nunca cedió esa posición.
CAMPEÓN. Froome conservó su éxito con inspiradores avances en subidas de montaña. AFP CAMPEÓN. Froome conservó su éxito con inspiradores avances en subidas de montaña. AFP
CAMPEÓN. Froome conservó su éxito con inspiradores avances en subidas de montaña. AFP

Chris Froome (Sky) iluminó el atardecer de París con el maillot amarillo que le acredita como vencedor de la centésima edición del Tour de Francia, lo que supone la consolidación del imperio británico, ya que sucede en el palmarés a su compatriota y compañero Bradley Wiggins.

Froome, nacido en Kenia hace 28 años, escuchó el himno cuando ya era de noche en la Ciudad de la Luz, acompañado en el podio por el colombiano Nairo Quintana (Movistar) y por el español Joaquim Purito Rodríguez (Katusha).

Minutos antes, en la vigésimo primera y última etapa que servía de colofón al Tour 2012, el alemán Marcel Kittel (Argos) se tomó en serio el esprint y se anotó su cuarta etapa por delante de su compatriota André Greipel y del británico Mark Cavendish

Un emocionante desenlace para despedir a un Tour especial, donde Kittel se consagró como rey del esprint. Alzó los brazos con un tiempo de 3h.06.15, una vez más dejando otra vez en la estacada a Cavendish, quien desde 2009 siempre había ganado en París.

Una fiesta de homenaje al campeón, con inicio junto al Palacio de Versalles y final en los Campos Elíseos, con la novedad de rodear por primera vez el Arco del Triunfo en cada vuelta. Otro detalle por el cumpleaños del viejo Tour.

La luminosa y colorida ceremonia la presenciaron cerca de 350 corredores que en alguna edición han acabado el Tour, los llamados gigantes por la organización. Entre ellos las estrella de siempre, Eddy Merckk, Bernard Hinault y Miguel Indurain, los únicos que junto a Jacques Anquetil han logrado cinco Tours.

Un triunfo previsible de Froome, superior de principio a fin, que rubrica una temporada redonda, con triunfos en Omán, Criterium Internacional, Dauphiné y Romandía antes de consagrarse en la grande boucle. Además se lleva de recuerdo tres triunfos de etapa.

El menor de tres hermanos, que vivió la niñez en Kenia y la adolescencia en Suráfrica, eligió la licencia británica en 2008, se presentó en sociedad en la Vuelta 2011 con el segundo puesto y dos años después alcanzó la cima del ciclismo con su primer triunfo en el Tour de Francia, después de vestir de amarillo 14 días.

Quintana y Purito desalojaron del podio a Alberto Contador (Saxo), quien hubo de conformarse con un insípido cuarto puesto. El madrileño salió en Córcega a por la victoria, pero en la carretera nunca trató de tú a tú a Chris Froome, con quien debía dirimir el cuelo estelar del Tour.

El cuadro de honor del Tour desfiló por el podio instalado enfrente del Palacio del Elíseo. Froome como vencedor, Quintana feliz con su maillot “faralaes” de la montaña y el blanco de mejor joven, el esloveno Peter Sagan con el verde de la regularidad y el Saxo Bank como mejor equipo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código