EL JEFE DE LOS INSTRUCTORES

Al cuidado de los niños

Edgar Chávez agradece a los padres de familia que se preocupan por la necesidad que tienen sus hijos tanto en el terreno como en casa.
MAESTRO. El entrenador nunca deja solos a sus pupilos y trata de enseñarles que el béisbol es un deporte para caballeros, y si se comete un error, hay que disculparse. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Eric Montenegro MAESTRO. El entrenador nunca deja solos a sus pupilos y trata de enseñarles que el béisbol es un deporte para caballeros, y si se comete un error, hay que disculparse. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Eric Montenegro
MAESTRO. El entrenador nunca deja solos a sus pupilos y trata de enseñarles que el béisbol es un deporte para caballeros, y si se comete un error, hay que disculparse. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Eric Montenegro

En el mundo del béisbol, Edgar Chávez es más conocido por el apodo de Chiri, en referencia a la provincia de Chiriquí, de donde viajo en la década de 1980 para dar un paseo por el distrito de La Chorrera, el que terminó siendo su nueva casa.

Su primera experiencia en el béisbol, recuerda Chávez, fue a los 12 años, cuando inesperadamente le tocó dirigir el equipo de El Valle, del cual también era parte, luego de la renuncia del director por razones de trabajo.

“Recuerdo que de El Valle viajábamos a jugar a Las Lomas para cumplir con los compromisos del campeonato provincial”, dice.

Por cuatro años, asegura Chávez, sirvió como asistente en el equipo de El Valle, luego de ser nombrado un nuevo director

Para 1989 y ya instalado en La Chorrera, el béisbol continuó siendo la pasión del novel pelotero chiricano. Por años, dijo, militó en distintos equipos hasta convertirse en instructor de béisbol.

El trabajo con las pequeñas ligas siempre ha sido su mayor compromisos, dijo, aseverando, que es allí donde está el semillero de los futuros grande peloteros.

Aunque intenta hacer memoria de la cantidad de niños a los cuales ha transmitido las nociones del béisbol, simplemente asegura que han sido muchos.

Trabajar con niños, no es una tarea complica como suelen decir algunos instructores, alega Chiri, afirmando que a él le “encanta enseñar béisbol”.

La razón de ello es que a los niños se les puede inculcar con mayor facilidad las nociones, aunque sí admite que se requiere de mucha paciencia y de la ayuda de los padres.

Son los padres de familia los que aporta para la compra de implementos, bolas y demás; aunque de vez en cuando se presenta un benefactor.

A los niños hay que enseñarles desde cómo sostener el bate hasta la forma de correr las bases, además de cómo armar jugadas

Muchos de los conocimientos que hoy son transmitidos a los niños fueron aprendidos de profesor Luis Muñoz (hijo), Baldomero Salazar y de seminarios impartidos por instructores cubanos en el estadio Justino Salinas.

Los frutos de este trabajo ya se ha visto, indica Chiri. Muchos de los niños que ha instruido han sido parte de las distintas selecciones juveniles de Panamá Oeste.

Uno de los orgullos de este dirigente es que su hijo menor, del mismo nombre, ya ha logrado integrar parte de la selección juvenil de Panamá Oeste y como preselección nacional.

“Me siento satisfecho de que los muchachos que entreno llegan bastante lejos y más aún con uno que lleva mi sangre”.

Además de instructor de béisbol, Chávez es también presidente de la Liga Distrital de Béisbol de La Chorrera y aspira a la presidencia provincial.

Una de las metas es preparar a un equipo juvenil y mayor con los suficientes recursos que le permitan alcanzar un nuevo campeonato nacional para esta provincia deportiva.

Como dirigente, asegura preocuparle la falta de seminarios de capacitación, los cuales dejaron de impartirse hace siete años.

A criterio del dirigente, hace falta la capacitación de nuevos instructores y reforzar los conocimientos de los pocos que aún quedan; una pedido que se ha hecho de forma reiterada a la Pandeportes.

Citó el caso un joven el cual desde hace cuatro años está a cargo de las pequeñas ligas en el corregimiento de Bario Balboa, una tarea que realiza con tesón, pero sin haber recibido un solo seminario de capacitación.

No obstante, al preguntársele cómo evalúa el béisbol infantil en La Chorrera, asegura que hay un 95% de productividad en cuando a la formación de nuevos peloteros.

“Mientras Dios me dé vida, seguiré con esta tarea de enseñar béisbol”, indica Edgar Chávez, quien admite recibir únicamente un salario de parte del municipio de La Chorrera.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código