La elección de su vida

El pelotero de 10 años no carnavaleó por estar preocupado por el campeonato nacional preinfantil de béisbol y el viaje a Puerto Rico.

Le dijo no a la academia de fútbol del Real Madrid para dedicarse a jugar béisbol en el equipo preinfantil de Herrera, que terminó como campeón del VII Campeonato Nacional donde hizo su debut como lanzador.

Emerson Vega, jugador de cuadro interior y lanzador abridor, se llevó los títulos del jugador más valioso, mejor lanzador en ganados y perdidos (2-0) y en efectividad (0.00) en el torneo, y ahora también es la Estrellita Deportiva de la semana de la sección de Deportes de La Prensa.

Penoso, travieso, buen hijo y estudiante, Emerson Ronaldo Vega Villalaz, de 10 años de edad, aseguró que él no se esperaba esos trofeos y que lo único que quería era divertirse y que su equipo quedara campeón para viajar al campeonato Latinoamericano de Pequeñas Ligas en San Cristóbal, Puerto Rico, en julio próximo.

“Cuando lo llamaron para darle el primer premio se quedó como en el aire y decía ¿yo, yo?”, recordó su madre, Diana, quien aportó que al segundo y tercer premio Emerson solo decía: “ohh, otro premio”.

Después de recibir tantos trofeos sin esperarlos, Emerson afirma que esos serán los primeros de muchos y hará todo lo posible por llegar a jugar con los Yankees de Nueva York y conocer a Derek Jeter, su sueño más grande.

La vida del peloterito ha dado muchas vueltas. Su padre, Martín Vega, quería que fuera futbolista por lo que compró cualquier cantidad de pelotas y hasta lo metió en escuelitas de fútbol y la sorpresa fue grande al ver que su hijo le dijo no al Real Madrid por jugar béisbol.

“Cuando lo pusimos a escoger, él se decidió por el béisbol y como padre no me quedó de otra que apoyarlo en su decisión y estar con él mientras logra alcanzar todas sus metas”, manifestó el papá.

Al ver el interés que tenía Emerson por jugar béisbol, decidieron meterlo en la academia de Olmedo Sáenz, cuando el niño tenía siete años de edad, recordó su padre, allí fue aprendiendo poco a poco y hasta estuvo en campamento con unos grandes ligas dominicanos, que le dijeron que el jugador tenía mucho talento.

“Recuerdo que Olmedo lo vio en unas prácticas y decidió llevárselo de mascota para los entrenamientos de preparación de un equipo preinfantil que iba para Williamsports y allí recibió un pelotazo en la nariz”, dijo su padre.

Las ansias de Emerson por estar en el cuadro y ser parte de un equipo eran tantas que no le importó la cantidad de sangre que botó con el pelotazo, al día siguiente se levantó y se fue para el cuadro.

“Yo le dije a Martín que si a Emerson de verdad le gustaba el béisbol iba a regresar a recoger pelotas al día siguiente y efectivamente así sucedió, el béisbol en él es algo natural”, aportó Olmedo Sáenz, quien siempre le da consejos al pelotero.

“Él (Olmedo) me dijo que debo poner mucha atención en el cuadro cuando estoy jugando”, reconoció Emerson, quien cursa el quinto grado de la escuela Juan T. del Busto en Chitré, con un promedio superior al 4.0.

Los títulos de la mejor efectividad y mejor lanzador de ganados y perdidos fueron en gran parte gracias a su lanzamiento favorito, el cambio, aunque no niega que también le gusta utilizar la recta para “ponchar” más rápido.

Emerson, quien es el hermano menor de Melanie de 15 años, logró hacer la primera selección para jugar en el nacional el año pasado y confiesa que no se pone nervioso cuando va a lanzar, que solo se para en la lomita y empieza a lanzar.

Para sus padres, el éxito que ha tenido Emerson en el béisbol y el cambio en su conducta han sido impresionantes. “A él lo puedo describir en una frase: Nunca se cansa”, dijo Martín, quien vive junto a su hijo la pasión por el deporte.

“Cuando lo veía en la lomita, a veces me daba susto y nervios, más porque era la primera vez que él lanzaba”, reconoció su padre.

En el otro lado de la moneda, su madre, Diana, callada pero cuidadosa de todos los pasos que da Emerson, afirma que el béisbol ha hecho de su hijo un niño más tranquilo, aunque cuando entra a jugar béisbol se transforma.

“En algún momento me recomendaron que llevara a Emerson con un psicólogo, por la cantidad de adrenalina que él tenía, pero gracias al béisbol sus energías bajaron”, aportó Diana.

A pesar de que los niveles de adrenalina han bajado, Emerson sigue jugando béisbol casi 12 horas al día. “Él llega de los entrenamientos y se pone a tirar pelota allá atrás en el patio y eso es casi hasta las 7:00 p.m., cuando empezamos las tareas de la escuela”, manifestaron sus padres.

La técnica que utilizan los padres de Emerson para hacerle entender que hizo algo mal “es castigarlo y quitarle lo que más le guste en el momento”.

“Yo no le pegó, eso no lleva a ningún lado”, confesó Martín, quien aspira que su hijo cumpla su sueño de jugar en grandes ligas en algún momento de su vida.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código