Sin miedo a las patadas

Además de practicar taekwondo, Sebastián es buen jugador de fútbol y ya participa en los ´ranking´ de Apagolf.
META. Sebastián Perdomo es cinturón azul y confía en que pronto llegará a conquistar el cinturón negro. LA PRENSA/Eric Batista META. Sebastián Perdomo es cinturón azul y confía en que pronto llegará a conquistar el cinturón negro. LA PRENSA/Eric Batista
META. Sebastián Perdomo es cinturón azul y confía en que pronto llegará a conquistar el cinturón negro. LA PRENSA/Eric Batista

En casa de la familia Perdomo tener una actividad extracurricular es algo obligatorio para todos los integrantes, sin importar la edad.

Sebastián Perdomo, taekwondista de 11 años de edad, comenta que comenzó a practicar el deporte desde que tenía cuatro años de edad gracias a sus padres, Noris Cuevas y Alberto Perdomo.

“Mis papás me contaron sobre ese deporte y yo les dije que sí lo quería practicar”, reconoció el atleta, quien ya ha representado a Panamá en competencias internacionales en Costa Rica.

Hoy, Sebas, como le dicen sus familiares, es la Estrellita Deportiva de la Semana de La Prensa, gracias a su perseverancia, disciplina y todos los logros que ha alcanzado.

“Él iba a cumplir unos cuatro años y nosotros queríamos meterlo en un deporte que le diera algo de habilidades y le diera disciplina y fuimos varias veces a algunas clases en la escuela de taekwondo y después de varias semanas le preguntamos si le interesaba y dijo que sí”, recordó papá.

Al pequeño atleta, quien forma parte de la Escuela de Taekwondo de Panamá en Costa del Este en las categorías cadete e infantil, lo que más le gusta de ese deporte es que puede ir a las competencias a varios lugares con sus amigos; “no importa si gano o pierdo, ellos siempre están allí para apoyarme”, comentó Sebastián, quien cursa el quinto grado del colegio San Agustín.

A pesar de tener tanta experiencia en entrenamientos y competencias previas, Sebas admite que todavía se pone nervioso cada vez que tiene que ir al tatami (área de combate), sentimiento que se le quita después de dar la primera patada del combate.

Muy educado y elocuente en todo lo que dice, el atleta admite que admira a todos sus profesores: Eduardo, Víctor y a Guerrero. “Ellos me han enseñado todo lo que sé hasta ahora”.

Las ganas de triunfar del pequeño Sebas son grandes. Su máxima meta es convertirse en campeón olímpico de taekwondo representando a Panamá.

Aunque el pequeño de la casa tiene una meta clara en su vida, durante los últimos dos años de su vida, ha compartido la pasión por el deporte de artes marciales con el golf.

“A veces las agendas chocan y no se puede ir a las dos competencias”, admitió el padre, quien fue el que le inculcó jugar golf.

Es por eso que es él quien se encarga de hacer de ´colegial´ de su hijo para que no falte a ninguna práctica.

“Estoy muy orgulloso de ver cómo mi hijo se ha tomado el deporte muy en serio, con mucha disciplina, e independientemente de que gane o pierda, lo que importa es la actitud que siempre tiene”, aportó el padre.

“Al verlo competir uno se siente un poco estresado al principio, porque compite con niños de otras categorías que uno no conoce, pero después de los primeros segundos al ver su actitud, el estrés va bajando”, sentenció.

Mientras que mamá aduce que el taekwondo es un poco fuerte, los niños se respetan mucho y se dan golpes solo donde son permitidos, pero el miedo siempre está presente durante los choques.

“Inclusive, me da miedo que le de un mal golpe a otro niño, ha pasado y no me gusta que nadie salga lastimado”, aportó Noris, madre de Sebastián.

Noris fue la promotora de hacer actividades fuera de la escuela. “Así como se apoya la escuela, también hay que hacerlo con los deportes”, admitió.

Mamá admite entre risas que su hijo se transforma cuando tiene que competir. “En los combates es un niño muy serio, es muy estricto con él mismo, pero cuando está por ahí jugando es igual que todos los niños, muy inquieto”.

“Él ha mejorado mucho desde que comenzó, ahora tiene muchas habilidades que antes no tenía” y puntualizó diciendo que para ella lo más importante es que sus hijos sean felices con lo que hacen y que lo hagan bien.

Debido a la apretada agenda de Sebastián, ir al colegio, adelantar tareas, ir a entrenar por hora y media diaria, él sabe que su hora de dormir es a las 8:00 p.m. para recobrar las fuerzas y seguir luchando por convertirse en un futuro campeón olímpico.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código