GRANDES LIGAS

La noche de Mariano Rivera

El derecho de Puerto Caimito es ahora el pelotero de más edad en ser nombrado Jugador Más Valioso de un Juego de Estrellas.
MEMORABLE. El cerrador de todos los tiempos en las Grandes Ligas vivió uno de los mejores momentos en su exitosa carrera en las mayores. AP/Kathy Willen MEMORABLE. El cerrador de todos los tiempos en las Grandes Ligas vivió uno de los mejores momentos en su exitosa carrera en las mayores. AP/Kathy Willen
MEMORABLE. El cerrador de todos los tiempos en las Grandes Ligas vivió uno de los mejores momentos en su exitosa carrera en las mayores. AP/Kathy Willen

Hubo mucho de qué hablar en el 84 Juego de Estrellas: Grandes jugadas en la tercera base del venezolano Miguel Cabrera y del dominicano Manny Machado; carrera empujada del dominicano José Bautista y una anotada cada uno de Cabrera y su compatriota Salvador Pérez.

Hasta hubo un triple conectado por nada más y nada menos que Prince Fielder en lo que terminó siendo una victoria de la Liga Americana por 3-0 sobre la Liga Nacional el martes.

El gran protagonista

Sin embargo, nada ni nadie pudo opacar la figura de Mariano Rivera, quien se despidió de los clásicos de media temporada por todo lo alto al lanzar una entrada en blanco y ser nombrado el Jugador Más Valioso del partido.

Fuerte ovación

Cuando el panameño salió a tirar el octavo inning-estrategia astuta de parte del mánager de la Liga Americana Jim Leyland, para asegurar la posibilidad de que lanzara Rivera-los jugadores del joven circuito se quedaron en la cueva para dejar que el veterano de 43 años recibiera él solo una fuerte ovación de pie de los 45 mil 186 aficionados en el Citi Field de Nueva York.

“Fue muy especial”, dijo Rivera. “Ver a todos los fanáticos de pie y a ambos equipos parados fuera del dugout; los mánagers, coaches y jugadores... no tuvo precio”.

Antes del partido, Leyland había asegurado que Rivera lanzaría en este Juego de Estrellas, el 13ro y último de la carrera del istmeño, quien ha asegurado que se retirará al final de 2013.

Algunas personas se sorprendieron cuando vieron a Rivera entrar al partido en el cierre del octavo inning con la Americana arriba 3-0, en vez de esperar el noveno episodio para tratar de registrar el juego salvado.

Sin embargo, fue una estrategia que tenía todo el sentido del mundo.

Al ser el joven circuito el equipo visitante, en teoría la Nacional pudo haber remontado en el cierre de la octava entrada y luego cerrado una victoria en ocho entradas y media-en tal caso, Rivera no hubiese podido lanzar.

Tomando en cuenta eso, el octavo fue para el panameño.

“Yo quería lanzar”, dijo Rivera al explicar la decisión.

“Ya conoces el béisbol, puede pasar cualquier cosa. Leyland quería que yo lanzara, así que fue una gran idea”, agregó.

“Le agradezco que me haya dado la oportunidad aquí en Nueva York con los fans. Creo que un plan perfecto”.

Agregó Leyland: “Tenía que hacerlo, por si ocurría alguna locura”.

En la octava entrada, Rivera provocó rodado a segunda de parte del dominicano Jean Segura, línea de frente al jardinero izquierdo de Allen Craig y roletazo al campo corto del quisqueyano Carlos Gómez para sacar de 1, 2 y 3 a la Liga Nacional.

El veterano hizo un total de 16 pitcheos, 11 de los cuales fueron de strike.

“Fue un honor jugar detrás de él”, dijo el guardabosque de los Tigres de Detroit Torii Hunter, quien estuvo en los jardines para el inning de Rivera.

“Es uno de los mejores lanzadores en la historia de este juego. Fue un gran momento y una gran noche”, añadió.

Último clásico

El oriundo de la ciudad de Panamá es ahora el jugador de más edad en ser nombrado Jugador Más Valioso de un Juego de Estrellas.

Termina sus intervenciones en clásicos de media temporada con 9.0 entradas de por vida, cinco hits y una sola carrera permitidos, cinco ponches y cero base por bolas.

Aunque el martes no hubo juego salvado para Rivera-quien tiene la marca de todos los tiempos en Juegos de Estrellas con cuatro-el veterano se llevó la noche.

“Fue sin precio”, repitió el diestro de los Yankees de Nueva York, autor de 638 salvados en campaña regular y 42 en postemporada-ambos récords y por mucho.

“No pude haber pedido nada mejor que esto. Agradezco cada elemento de esto a los fans, los compañeros y los colegas”, terminó diciendo Rivera.

Este fue su 13er clásico de mitad de temporada, y se despide sin haber permitido una sola carrera en nueve apariciones.

Sus rivales dicen que aún tiene para seguir lanzando (suma 30 salvados con 1.83 de efectividad esta campaña), pero Rivera afirma que ya “casi no me quedan balas” en el brazo.

Con su porte sereno, irradiando caballerosidad y una humildad a prueba del cinismo, Rivera tiene la virtud de ganarse la admiración de sus colegas.

“Olvídense de los números, olvídense de que sea el mejor cerrador de la historia. El atributo especial es la forma intachable al hacerlo todo”, comentó David Wright, el capitán de los Mets.

Por enésima vez, Rivera guardó distancia ante la catarata de elogios: “Yo no tengo nada que decir de mi persona. Todo es por la gracia y misericordia de Dios”, dijo Rivera.

“Sólo hago una cosa, que es lanzar”, añadió.

>>> Pérez formó batería con Mariano

En su debut en un Juego de Estrellas, Salvador Pérez acaba de conectar su primer hit y anotar una carrera. Pero aún faltaba el momento indeleble de la noche: formar una batería con Mariano Rivera.

El receptor venezolano de 23 años ingresó al partido en el séptimo inning en reemplazo de Joe Mauer y al rato iba a recibir una asignación de máxima envergadura de parte de Jim Leyland, el mánager del equipo de la Liga Americana.

Se trataba de recibir los envíos del cerrador panameño en su último Juego de Estrellas, una leyenda que le dobla la edad.

“La verdad estaba supercontento”, relató Pérez sobre el octavo inning.

“Cuando mi mánager me dijo: ´viene Mariano, disfruta este momento que va a quedar para la historia”.

“Debo admitir me dio un poco de nervios, estaba un poco asustado (pero) muy emocionado”, añadió.

Durante 90 segundos, Rivera estuvo en soledad en la lomita del estadio Citi Field con los aficionados ovacionando al líder histórico de rescates que se retirará del béisbol profesional al término de esta temporada.

En un momento espontáneo, todos los jugadores se pusieron de pie para aplaudirle en las escalinatas de ambas cuevas.

“Fue cuando me llamó Mariano y me dijo: ´vamos para el juego, vamos a tirar”, contó Pérez, quien tenía cinco años cuando Rivera debutaba en las mayores con los Yankees de Nueva York.

“Me atrevo a decir que fue uno de los mejores momentos de mi carrera”, afirmó Pérez.

AP. NUEVA YORK, EU

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código