BUTACA CENTRAL

Una selección de fútbol de piel sensible

REINALDO A. WEEKS rweeks@prensa.com

OPINIÓN

Como la gran mayoría de los panameños me identifico y celebro los triunfos de nuestros atletas y selecciones nacionales.

Y en lo que se refiere al fútbol, me gustaría ver a nuestra Sele mayor clasificar y participar en una Copa del Mundo, al igual que lo han hecho los equipos de las categorías Sub-17 y Sub-20.

Pero de eso a que en aras de ese sueño los periodistas y fanáticos tengamos que quedarnos callados y no esgrimir ninguna crítica contra jugadores y menos contra el cuerpo técnico que pueda “lastimar” la hipersensibilidad de la Sele, no puede ser. La selección es de todos, y como tal, de la misma manera en que los jugadores afirman que se sacrifican y se esfuerzan en la cancha por obtener los resultados, así mismo los periodistas y comentaristas hacemos nuestra labor, al igual que la fanaticada de la Marea Roja que los sigue y que saca de su bolsillo el dinero para acudir al estadio.

Sin embargo, en la selección, aunque dicen que están abiertos a las críticas, en la práctica parece ser todo lo contrario, como quedó evidenciado por el reciente caso del “meme” sobre el Gavilán Gómez que una televisora local (Cable Onda Sports) circuló en las redes sociales, y que primero provocó la reacción del capitán Felipe Baloy, y luego la de más jugadores calificándola de “ofensiva y destructiva”.

En su comunicado los jugadores exteriorizan “su repudio y rechazo a la serie de publicaciones, comentarios y demás formas de comunicación empleadas por la prensa nacional en los últimos meses, en las que muestran calificativos ofensivos hacia miembros del equipo, o el equipo en general”. Sin embargo, no especifican cuáles son esos calificativos ofensivos.

Ahora bien, es comprensible la solidaridad del grupo con el Gavilán, pero si de “memes” se trata, en Panamá como el resto del mundo esta tendencia ha alcanzado a gobernantes, deportistas, artistas y otras figuras públicas y no tan públicas.

¿O es que acaso nuestros seleccionados no se acuerdan de los “memes” que inundaron las redes sociales a raíz de aquel partido ante México el pasado mes de julio en la Copa Oro, cuando el árbitro Mark Geiger privó al equipo de disputar la final? ¿No se acordarán tampoco de los “memes” que hubo por el premio de 20 mil dólares de nuestros impuestos que le tocaron a cada uno por el tercer lugar en dicho torneo?

Y es que la piel sensible y reactiva que se ha desatado en el seno de la selección nacional de fútbol a las críticas generadas tanto de los periodistas y comentaristas deportivos, así como de la afición tienen su génesis en el propio técnico Hernán El Bolillo Gómez, quien ante los cuestionamientos que se han dado en torno a los recientes resultados que ha tenido el equipo, ha preferido escudarse en su silencio con los medios en vez de dar la cara y afrontar su responsabilidad como timonel del barco.

Si la actitud de El Bolillo como líder del banquillo es censurar a los medios por no echarle flores, es lógico que los jugadores también sigan su mal ejemplo. Al igual que en la política criolla, cuando las cosas anda mal y no se logran los objetivos, la culpa es de los periodistas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código