Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

capacitación

El tamaño sí importa

Saber qué tan grande será su hijo servirá para que pueda elegir mejor el deporte que practicará y así evitar frustraciones, gastos y energía.
Pie de foto Pie de foto
Pie de foto Credito

Muchos de los atletas panameños comienzan su vida deportiva orientados por una mano amiga o forzados por las circunstancias.

Su altura, que debiera ser uno de los principales argumentos a la hora de elegir un deporte no se toma en cuenta por desconocimiento o porque no le conviene decirlo a los entrenadores.

La sicóloga Vanessa Alguero de Tejedor explica que muchos padres quieren que sus hijos practiquen el deporte en el cual ellos fueron ganadores o en otras ocasiones, el deporte en el cual no se les dio la oportunidad de triunfar en su niñez, sin tomar en consideración que para cada deporte hay ciertas consideraciones, por ejemplo, se dice que para jugar baloncesto hay que ser alto.

Recomendó que no se debe obligar a un niño a que practique un deporte que no le gusta, porque baja su autoestima y no cumplirá con los objetivos por no contar con los requisitos mínimos para el desempeño, tomando en cuenta sus habilidades físicas y de aptitudes para una buena ejecución.

Claudio Fernández, entrenador de fútbol y sicólogo, tiene otra visión y comenta que los niños comienzan sus carreras deportivas forzados por las circunstancias.

Fernández revela que son pocos los entrenadores en Panamá que se toman el trabajo de explicarle a un padre el biotipo de su hijo y de recomendarle si está en el deporte que le conviene.

Por eso, asegura Fernández, es importante desde pequeño saber la estatura promedio que alcanzará un atleta, pues eso indicará si está en en el deporte correcto. Muchos entrenadores saben de esto y lo callan, pues es un pago menos al mes.

Fernández señala que como todo en la vida hay excepciones y se refirió a hombre o mujeres pequeñas que triunfan en tierras de gigantes. Mencionó los casos de Messi y Neymar y repitió que son “excepciones”.

El sicólogo señaló que otra de las circunstancias para que un joven elija mal un deporte es la falta de estadios polideportivos. “A veces solo puedes practicar fútbol o béisbol, las demás canchas están muy lejos”.

Citó al football americano, donde se observa a jugadores altos y corpulentos. “El joven panameño que quiera jugar este deporte debe saber desde pequeño si reunirá, al menos, una de esas características”, agregó.

Por su parte, Ariel Friedman, entrenador, atleta y profesor de educación física, ha sido testigo de jóvenes que entrenan sin saber si desarrollarán las condiciones físicas para competir en un deporte. “Al final qué tenemos, un muchacho frustrado, me ha tocado verlo, jóvenes pequeños donde se necesitan altos o viceversa”.

Friedman, estudioso de las ciencias y el deporte considera que el tamaño es vital para triunfar, aunque también reconoció que existen excepciones.

Su primera recomendación para un padre que desea que su hijo practique un deporte recreativo o competitivo es la altura que tendrá su niño. “La ventaja de saber qué tan alto será nuestro hijo ayudará a reducir costos, frustraciones y energías”.

En otros países es lo primero que se le revela a un joven cuando se inicia en un deporte, en Panamá estamos dando los primeros pasos.

Friedman destacó que existen varias fórmulas para hacer una proyección de estatura, una de ellas es la genética, que debe ir acompañada con una buena alimentación y horas de sueño. “Es sencillo, si eres de padres altos, serás alto o la inversa”, señaló. “Si un hombre por ejemplo mide 1.60 metro y la madre 1.70 metro, es muy probable que el niño alcance 1.65 metro y si es niña superará al papá, pero no a la mamá”, así funciona esta proyección.

El docente detalla que hay dos picos antes de alcanzar la máxima estatura de un atleta, el primero va con los primeros 12 meses de vida, donde duermes y comes bien y la segunda en la pubertad.

“Los atletas sufren mucho cuando sus padres los ubican en un deporte para personas altas, aquí vienen las frustraciones de ambas partes”, agregó, mientras recomendó dormir adecuadamente para que la hormona de crecimiento se libere.

“Si queremos que nuestro hijo o hija sea un atleta destacado, primero tenemos que conocer si reunirá las condiciones para ello, por eso es la importancia de conocer la altura que tendrá a los 18 años”, agregó. “Vemos a nuestros hijos competir y de inmediato queremos que sean campeones”, sentenció.

La herencia genética no es el único factor que determina cuánto medimos de adultos: también influyen los hábitos de vida, las enfermedades, la alimentación y el entorno.

Friedman también mencionó la fórmula de la calculadora, un esquema sencillo que los padres de familia pueden usar para tener un aproximado de la altura que conseguirán sus hijos.

Por ejemplo, se suma la estatura del papá y de la mamá y se le agrega 13, ese resultado se divide entre dos, si es varón; si es niña a la estatura del padre se le restan 13 y se suma a la de la madre y se divide entre dos.

Así tenemos que para el varón sería 1.50 m + 1.50 m = a 3.00 m +13 = 3.13, entre 2 = 1.60 m aproximadamente, pues hay que restarle o sumarle de cinco a seis centímetros.

Si es una niña a la que deseamos conocer una proyección de su altura, sería al 1.50 metro del padre, menos 13 = 1.37 + 1.50 de la madre = a 2.87 metros, dividido entre dos, igual a 1.43 aproximadamente, también se le suma o resta los cinco o seis centímetros.

Hay otra fórmula más compleja que se hace con un programa de computadora, en el que se dan otros datos para obtener el resultado. Acá se adicionan la edad, peso y estatura del niño, pero igual esa es una proyección, destaca Friedman.

En internet se encontró la “talla diana”, que consiste en la talla del padre + talla de la madre dividido entre 2 (+ 6,5 cm si es niño /- 6,5 cm si es niña). La altura final real del niño o la niña puede variar en más o menos 5 cm.

Estas proyecciones, según Friedman, tienen un 90% de certeza y aunque están disponibles no son aplicadas por todos los entrenadores para beneficio de sus pupilos. Su margen de error es de cinco a seis centímetros.

Friedman comentó que el deporte debe aprovechar todas las herramientas científicas para su beneficio y si sabemos de antemano cuánto crecerá nuestro hijo, ayudará a escoger el deporte apropiado para su biotipo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código