TEMPORADA 2011-2012

Así se vive la NBA

Alguien que no hizo falta en los intermedios fue ´Burnie´, la mascota de los Heat, quien saludaba a los presentes ubicados en las primeras filas.

Noche fría en Miami, Estados Unidos. Pero la ciudad vive, con sus tiendas, sus hoteles, sus discotecas. Parte de esa oferta de entretenimiento nocturno incluye un desfile en el American Airlines Arena, que registra un lleno total en sus alrededores.

Es que la gente va llegando para ver en acción a Dwyane Wade, LeBron James y al resto de los Heat, el equipo local de baloncesto. El duelo es contra los Hawks de Atlanta.

Los vehículos parecen arribar de todos lados, pero se van acomodando sin mayores problemas en el sinfín de estacionamientos. Hay filas de personas, pero se mueven con brevedad.

Los simpatizantes de ambos equipos siguen llegando al recinto, unos con atuendos en rojo y blanco, enormes gorras, camisetas o carteles, dejando ver a todos a cuál escuadra apoyan: el Heat. Pero los de azul tampoco se quedaban atrás; ellos son los fanáticos de los Hawks, quienes no se iban a perder la oportunidad de ver a sus jugadores en la visita a Miami.

El desorden no tenía lugar en este momento. Cero empujones y nada de gritos por algún descontento. Todo transcurría de manera ordenada, lo que permitía un ingreso rápido al recinto y sin ningún tipo de molestia.

El personal de seguridad encargado de revisar a los asistentes, lo hacía de manera respetuosa e inmediata. El protocolo era sin demoras.

Una vez dentro del estadio, una escalera eléctrica te conducía a la parte superior y allí lo tenías: el tabloncillo, la palestra deportiva.

Otro de los aspectos que se visualizaban de inmediato al llegar a esta área son los diversos puestos de comida rápida y de souvenirs de su equipo favorito. Y eran pocos los que se quedaban sin caer ante la tentación y comprar algo que los identificará con su equipo. Había de todo: llaveros, camisetas, gorras o pósteres.

El reloj decía que ya eran las 7:30 p.m. y el siguiente pase era buscar la puerta, la fila y el lugar que correspondía para sentarse y disfrutar del partido.

El boleto indicaba que la puerta era la 124, que la fila era la 18 y el asiento era el 16. Ese pedacito de cartón con datos costó 85 dólares. Había un anuncio en grande que decía: “los boletos perdidos no se sustituyen”, así que tocaba guardarlo en un lugar seguro para no pasar apuros.

El local estaba repleto. Más de 20 mil espectadores llenaban cada una de las sillas del American Airlines Arena. Por supuesto, la mayoría de los presentes apoyaba a los Heat, los dueños de casa.

Ya el encuentro había arrancado y todos tenían sus miradas puestas sobre la cancha. “¡Let´s go Heat! ”, era una frase constante y pujante que hacía sentir que la estructura se estremecía.

Mientras, las cuatro pantallas colgadas sobre la cancha, en conjunto con otras cuatro que estaban distribuidas por todo el estadio, registraban paso a paso cada movimiento de los jugadores, llamando la atención LeBron James de Miami Heat, quien con sus destrezas animaba el encuentro y a la concurrencia.

RECESO

En los intermedios todas esas pantallas buscaban al público, le apuntaban con las cámaras y las personas que eran enfocadas daban su mejor baile al ritmo del pop o haciendo ademanes con cualquier objeto que identificaba su equipo preferido. Nada de pena; para cada uno de ellos era una emoción verse en las pantallas: sus segundos de fama.

Los tiempos de descanso también son aprovechados para abastecerse con sodas, cervezas o hot dog, para continuar con el espectáculo. El precio de cada uno de estos productos iba desde los cinco dólares en adelante.

En tanto, un locutor ensayaba con el público la frase “¡Let´s go Heat! ”, recurrente, necia toda la noche, pero esta vez al ritmo de la música. Y todo fluía como si lo hubiesen ensayado con anticipación.

En otro momento aparecía en las pantallas indicaciones como “Make some noice” (Hagan un poco de ruido) o “Stand up” (levantarse), y los espectadores de inmediato acataban la orden.

Las porristas no podían faltar en un encuentro de esta índole. Más de ocho chicas corrían por toda la cancha con pantalones cortos rojos, suéteres blancos ajustados y con las miradas de muchos caballeros encima, pero su intervención era breve.

Alguien que tampoco hizo falta en ninguno de los intermedios fue ´Burnie´, la mascota de los Heat, quien bailaba y saludaba a los espectadores desde las primeras filas.

Algo que tampoco puede faltar en cualquier juego de la NBA que se respete son las celebridades. Luminarias de Hollywood y estrellas de la música se dan cita a estos duelos, roban cámara y atraen la atención de los curiosos. Pero desde la fila 18 al único que se podía apreciar era al cantante guatemalteco Ricardo Arjona, quien no llamó mucho la atención del público. Si había otros, no se podían ver entre tantos saltos de los asistentes.

Y de acuerdo con la agitación que mostraron las personas, no sería cliché decir que el juego en general estuvo lleno de adrenalina.

En dos ocasiones los Hawks tuvieron 10 puntos de ventaja, la primera tras un triple de Kirk Hinrich y la otra cuando Joshua Smith convirtió unos tiros libres cuando faltaban cuatro minutos para que Atlanta se colocase delante por 65-55, pero LeBron James anotó 31 puntos y Dwyane Wade agregó otras 18 unidades para que el Heat venciera por 89-86 a los Hawks.

La algarabía, los gritos y las porras eran tantas que LeBron tuvo que pedirle al público casi al final del juego que se calmará, para que su compañero Dwyane pudiera lanzar concentrado y con tranquilidad sus tiros libres.

Al final del partido, que duró dos horas aproximadamente, las personas se retiraron igual como entraron: en orden, sin empujones ni sofocos.

Afuera del recinto algunos conversaban emocionados sobre el encuentro, otros se desplazaban a unos autobuses de manera ordenada y otros se retiraban caminando. Nunca se vieron señales de congestionamiento cerca del coliseo.

Al parecer la mayoría de los partidos de la NBA se desarrollan de esta manera, según comentaron algunos espectadores. Así viven siempre su gusto por este deporte.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código