JÓVENES DE ÉXITO

Capital humano feliz, triunfo asegurado

Cuidar a tu empleado es lo mismo que cuidar de tus ingresos, algo que la cultura corporativa de Panamá apenas comienza a entender.

Empresas con presencia global como Procter & Gamble (P&G), atraídas al suelo patrio por la ley de sedes multinacionales, están desarrollando nuevos y diferentes modelos que prometen cambiar la actitud de empresas locales hacia su capital humano e intelectual.

Karina Plotnikoff, ganadora del concurso de P&G, ´Reto a la Excelencia´, cuenta sus experiencias trabajando en la vanguardia empresarial del país.

¿Cómo llegas a trabajar en P&G?

Llegué hace seis meses a través de un concurso de P&G que ofrecía una beca de mil dólares para pagar mis estudios y que te permitía seguir en el proceso de reclutamiento. Participaron 400 estudiantes en total, y ganaron 10.

Has trabajado en otras empresas locales antes. ¿Cómo se distingue P&G?

Para mí es un mundo distinto. Desde que entras, te ´procterizas´, y no solo en el trabajo. Desde el primer momento te asignan tareas, no importa en qué nivel estés y tu trabajo tendrá mucha relevancia.

Además, se valora mucho la diversidad cultural y uno puede aprender muchísimo de las experiencias de cada una de las personas con las que trabajas.

¿Cuál es la principal diferencia que has notado?

La flexibilidad. En Panamá usualmente te dan un horario y tienes que cumplirlo y ya. Aquí, más que cumplir con un horario, le dan relevancia a que logres tus asignaciones y proyectos.

Algunas empresas panameñas te dicen: “piensa hasta aquí”. Las empresas multinacionales te dicen: “piensa más allá”. No te limitan y tus ideas pueden convertirse en las principales iniciativas para el próximo año.

Eso significa que te exigen mucho y te dan muchas responsabilidades que te hacen madurar como persona, pero por el otro lado, te dan tantos beneficios para equilibrar tu vida, que no te sientes mal. Tienen una filosofía de mantenerte activo.

¿Qué tal el manejo del choque de culturas?

La diversidad es parte de la cultura interna y trabajamos para tener esa cultura. Nos enfocamos en quién eres, qué te gusta y buscamos involucrar a las marcas para generar comunidad.

Aquí hay mucha competitividad, pero sana. Mucha gente le tiene miedo a la competencia, porque usualmente otros quieren sobresalir y buscan hundirte.

Aquí la idea es trabajar juntos y ayudarnos, y así ver quién realmente es el mejor.

También existen excelentes oportunidades de capacitación. Si necesitas un skill y no lo tienes, existe un entrenamiento para eso. No sucede como en otras empresas que tienen una [sola] capacitación al año, porque ocupa mucho espacio laboral.

Aquí también se valoran las ideas en base a ellas mismas y no en quién las dice.

¿Crees que necesitamos un cambio en la cultura laboral de Panamá?

Sí, necesitamos un avance, pero para eso necesitamos prepararnos. Muchos tienen la capacidad y la oportunidad, pero no la toman por miedo. Además, hay otros que dicen: “Yo estoy sobrado, a mí me tienen que aceptar de todas a todas”.

Entonces, el que está muy preparado tiene miedo de fracasar y el que no lo está, cree que va a tumbar al mundo cuando llega. Tenemos una mala percepción de la relevancia de las cosas y debemos dar más atención a aquellas cosas que le dan un valor agregado a la vida.

También, los panameños hablamos mucho de ´nosotros´ y falta darse el valor a uno mismo y decir ´logré tal cosa´.

Una cosa que es diferente es que si quieres llegar a un puesto muy alto, tienes que empezar desde abajo y vas logrando cosas para conseguir ciertas posiciones. No [dan privilegios] por ser el hijo de Pepe.

¿Qué recomendación tienes para alguien entrando a la universidad con miedo sobre su futuro?

Aprovechar las oportunidades a medida que vayan saliendo y no dejarlas pasar.

Hay que animarse. Yo comencé a trabajar en mi segundo año de universidad y si me comparo con otras personas de mi edad, el trabajar te hace crecer como persona, te hace madurar y te da un espacio práctico para aplicar lo que estás terminando de aprender en la universidad.

Mi filosofía es preguntarse: ¿qué es lo peor que puede pasar? Yo puedo saber mil quinientas cosas, pero lo importante es el aprendizaje constante.

Si no me eligen para algún proyecto, sigo y aplico en otro momento. En el mejor de los casos, se gana.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código