servicio público

Comercios absorben el 46% de la energía del país

Se trata de unos 90 mil clientes en todo el país y que van desde las pequeñas tiendas o abarroterías hasta las plazas comerciales y "malls".
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203iY1v86.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203iY1v86.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203iY1v86.jpg

El mercado energético panameño fluye en medio de amenazas por falta de inversión en transmisión y generación, mientras que la demanda de los clientes crece cada año en promedio un 6%.

Para satisfacer ese requerimiento de los consumidores, los expertos calculan que se necesita una inversión de aproximadamente $300 millones cada año en nuevas plantas de generación.

Los centros comerciales construidos en diferentes puntos del país durante las últimas décadas demandan aproximadamente 100 megavatios. Esto equivale a la misma cantidad de energía que requiere la provincia de Chiriquí, con 410 mil habitantes, o las de Herrera, Los Santos y Veraguas, que las tres concentran 420 mil personas.

Entre los centros comerciales del país, Albrook Mall registra la mayor demanda, con cerca de 20 megavatios para abastecer las luces y acondicionadores de aire de todas las tiendas y locales de esa plaza.

Aunque en su mayoría los centros comerciales tienen plantas de emergencia, dependen del sistema eléctrico para poder operar.

En conjunto todos los clientes comerciales consumen el 46% de la demanda del país, según datos estadísticos reflejados en un informe de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep). Se trata de un grupo heterogéneo de consumidores que suman unos 90 mil locales en toda la república y que van desde las pequeñas tiendas o abarroterías hasta las plazas comerciales y malls.

A los comercios le sigue el sector residencial, que consume el 33.5% de la demanda, pese a que en este segmento se concentra el 90% de los clientes o aproximadamente 800 mil residencias. El sector gubernamental absorbe un 11.6% de la demanda; la actividad industrial, un 6.7% de la electricidad, y el 2.2% restante lo usan las empresas distribuidoras Ensa, Edechi y Edemet para alumbrado público en el país, según la Asep.

“No nos debe extrañar el hecho de que estas actividades representen el mayor consumo de energía, pues el modelo económico panameño privilegia el comercio y los servicios”, afirma Isaac Castillo, exgerente de la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A.

La situación cambia en cada país dependiendo de su actividad. Por ejemplo, en Chile el sector minero es el que más consume energía con un 34%, seguido del residencial con el 28% y el comercial con un 10%.

El consumo de energía eléctrica en el país está concentrado en las provincias de Panamá, Chiriquí, Colón y zonas aledañas, donde no solo reside la mayor parte de la población, sino que además son sede de las principales actividades comerciales e industriales del país.

El 72.5% de la energía vendida durante 2013 se consumió en la provincia de Panamá, donde reside 1.6 millón de la población.

Los planificadores urbanos abogan por desarrollar construcciones para locales comerciales que tengan áreas y pasillos con ventilación y alumbrado natural.

Los especialistas afirman que en Panamá no existen patrones de construcción adaptados al clima tropical y se diseñan los edificios cerrados para el uso masivo de sistemas de acondicionadores de aire.

“Ese tipo de edificación es inhabitable sin aire acondicionado. Se debe trabajar en nuevas normas de construcción que favorezcan diseños bioclimáticos”, afirma Castillo. En algunos países avanzados se certifican los edificios según su consumo energético (clase A, B, C, etc.), que guardan relación con su consumo energético y que se reflejan en el precio de venta por metro cuadrado.

De esta manera el cliente que va a arrendar o comprar un local o apartamento sabe en qué nivel de eficiencia energética está clasificada la edificación.

El país necesita orientar la construcción hacia esos patrones para ir mejorando el nivel de consumo, opinan los expertos.

En muchos casos, el diseñador del inmueble no es consciente del tema energético y elabora un modelo sin tener en cuenta estos factores, afirman.

Igualmente, se debe adecuar la legislación a esos patrones de consumo. Esto implica el cambio de leyes y normas, además de reformas técnicas, añadió Castillo, quien también laboró en la Asep.

Pese a que esos cambios se registrarían a largo plazo, le corresponde a las autoridades gubernamentales trabajar en las regulaciones necesarias. Esto es parte de la política energética del país que le corresponde trabajar a la Secretaría Nacional de Energía previa coordinación con todos los sectores del país, ya que la energía es lo que mueve a la economía.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

MONITOREO Alerta verde se extiende por 24 horas

Donderis pidió a la población prestar atención a los comunicados oficiales y seguir las recomendaciones a fin de no poner en riesgo sus vidas.
Tomada de @Sinaproc_Panama

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código