ENFOQUE

Deuda es deuda

OPINIÓN

Endeudarse, como casi todo, puede ser bueno o malo, dependiendo de diversos factores, pero no es algo que debemos acometer alegremente, ya que es riesgoso.

Endeudarse en el hogar y la empresa es asunto de cada quien, y cada quien vive con las consecuencias. Pero... y cuando es el gobierno el que se endeuda por cuenta nuestra, ¿quién paga? Mirémonos en el espejo de los países europeos o en algunos chicos, como el caso de Islandia con una población de 230 mil y una industria dedicada mayormente a la pesca.

La deuda personal o empresarial típicamente queda garantizada con valores reales y en virtud de una fuente de flujo de ingresos futuros que permita el repago. Pero, la deuda gubernamental y la soberana son cosas muy distintas, ya que es el Estado quien nos mete a todos en deuda, de la buena, de la mala y de la fea.

La deuda pública sólo está garantizada a través de los impuestos. Se trata de una simple apuesta al buen comportamiento económico de un país; el problema es que si los impuestos no dan para el repago, entonces queda la tentación de pagar mediante la impresión de más moneda papel, y eso significa inflación. ¡Gracias a Dios que Panamá no imprime papel moneda!

Algunos economistas alegan que un Estado nunca quiebra, pero eso es necedad, puesto que la imposibilidad de pagar deudas tiene consecuencias muy serias que repercuten en nuestras vidas.

Islandia podría ser modelo de resguardos que debemos tener presente los panameños, ya que en 2008 su economía estaba en auge. Allí también se dispararon los precios de los inmuebles y sus bonos fueron muy bien cotizados. Curiosamente de un día al otro sus habitantes abandonaban la tradicional pesca para convertirse en banqueros, dedicados al lucrativo negocio de las finanzas. Esto fue precursor de lo que habría de venir.

En 2003 el Gobierno islandés estatizó su sector bancario, lo cual fue instrumento esencial en su capacidad de manipular la economía ciudadana; que vio crecer los activos de 100% del PIB a más del 1,000% del PIB.

En 2008 todo cambió. Luego del colapso económico muchos culparon a los especuladores y la falta de regulación; pero la verdadera causa se debió a la manipulación económica gubernamental, particularmente a través de su banca central. Analistas sensatos apuntan a la necesidad de contar con un sistema capaz de evitar los gastos centrales exagerados; sistema conocido como “división de poderes.”

Lo que nunca debemos olvidar es que la deuda del gobierno no es sino la deuda de todos los que pagan impuestos; y llámese como quieran, la insolvencia tiene serias consecuencias, particularmente para quienes menos tienen.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código