JÓVENES DE ÉXITO

Hacer arte con solo escuchar

Además de trabajar para Fanlyc, HIAS, fundación Juan Pablo II y Global Shapers, Ana Elena cooperó con organizaciones como Operación Sonrisa, Relaciones Sanas, Calicanto y Malambo; en hospitales como el Santo Tomás y el Instituto Oncológico Nacional; y en colegios como Estados Unidos y el Instituto Rubiano. Además de trabajar para Fanlyc, HIAS, fundación Juan Pablo II y Global Shapers, Ana Elena cooperó con organizaciones como Operación Sonrisa, Relaciones Sanas, Calicanto y Malambo; en hospitales como el Santo Tomás y el Instituto Oncológico Nacional; y en colegios como Estados Unidos y el Instituto Rubiano.
Además de trabajar para Fanlyc, HIAS, fundación Juan Pablo II y Global Shapers, Ana Elena cooperó con organizaciones como Operación Sonrisa, Relaciones Sanas, Calicanto y Malambo; en hospitales como el Santo Tomás y el Instituto Oncológico Nacional; y en colegios como Estados Unidos y el Instituto Rubiano.

Dijo una vez un actor, dueño de una comedia inolvidable, así como de un diminuto bigote tupido y atezado, que “es mejor no esperar el turno de hablar, porque con el solo escuchar, uno será diferente”.

Desde su eternidad, desteñida en blanco y negro, Charles Chaplin es testigo de algo especial, cuando observa que, en esta realidad, más finita que la suya y a todo color, una joven actriz sigue su consejo como si se lo hubiera contado en un sueño.

Todos los días, Ana Elena Tejera escucha historias, y en muchas circunstancias, con una atención intensa, como la de un río hambriento que busca el mar.

Ana Elena, actriz de 24 años y presente en el hoy de las tablas panameñas, se decanta por el drama ­a diferencia del sabio arrullado en risas­ por ser más emocional y darle la oportunidad de indagar en los porqué de las acciones del ser humano.

Antes de subir al escenario y que las luces y las miradas apunten hacia ella, se encarga de conocer y profundizar en las “diferentes realidades del ser humano”, dice, dejando entrever a alguien que ha cambiado su actitud múltiples veces, con solamente escuchar.

Al igual que artista de distintas disciplinas, Ana Elena tiene una licenciatura en psicología y una maestría en psicoanálisis.

“He tomado diferentes cursos y talleres, de teatro, pintura y fotografía, y desde los cinco años trabajó en distintas oenegés”, cuenta Ana Elena sobre su actividad paralela y, a la vez, componente de su interpretación y arte.

“Cuando me preguntan ‘qué soy’, me pondría el rótulo de artista, porque tengo diferentes medios para expresar lo que siento. En el teatro puedo expresar una crítica; en la pintura, algo más íntimo, y con la fotografía, la realidad. Me siento identificada con varios medios para expresarme”, asegura la psicoanalista.

creciendo entre historias

“Recuerdo tener ocho años cuando la Fundación Amigos del Niño con Leucemia y Cáncer (Fanlyc) era una casita”, cuenta Ana Elena sobre su primer acercamiento con el voluntariado, propiciado por su padre.

Dicha colaboración duró cerca de 10 años y representó una de sus mayores inspiraciones para hacer sus trabajos en oenegés.

“Veía cómo estos niños tenían una energía y fuerza y deseos de vivir, que era muy inspirador”.

Adulta y como profesional de la psicología, fue voluntaria en el Hospital Santo Tomás, donde “realizaba atenciones psicológicas a personas diabéticas y adolescentes embarazadas, mientras que en la noche pintaba, actuaba y fotografiaba”.

Pero, su primer trabajo, comenta, fue en la organización HIAS, donde ayudó, en la frontera con Colombia, a inmigrantes y víctimas de la guerrilla, incorporando el arte mediante talleres de diversas disciplinas.

“Me encantaba el objetivo de HIAS por el gusto que tengo por los temas de migración. Tenía muchos deseos de colaborar con una oenegé que tuviera una perspectiva psicoanalítica y ellos se especializaban en eso. Ahí, he escuchado las historias más tristes de mi vida”, relata Ana Elena sobre la experiencia de un año y medio que le hizo valorar “el simplemente tener un hogar”.

Posteriormente, fungió como directora artística de la fundación Juan Pablo II, “fundación para niños y jóvenes de alto riesgo social a los que se les otorga becas para estudiar en el Instituto Técnico Don Bosco”, explica Ana Elena, sobre el lugar en el que se percató que existía un problema en el que debía indagar.

‘SENTIDO DE PERTENEnCIA’, UN movimiento

Hace cuatro años, Ana Elena Tejera se vio sorprendida por la falta de un sentido de pertenencia, un tema en el que se ha concentrado desde diversas expresiones artísticas.

“El arte expresa una crítica social, un mensaje, y a partir de ahí decidí hacer mi propio movimiento, Sentido de pertenencia. Desde el arte, la historia y ser humano, hago intervenciones de impacto social en barrios de alto riesgo”, explica.

Luego de un día, en el que pasando por una construcción observó que unos trabajadores ocultaban a sus hijos haber levantado el edificio, “sentí que no había un sentido de pertenencia en estos trabajadores”, confiesa. “Hemos sido un país de paso; animales, etnias, ferias, riquezas, al final, no nos pertenecieron. Así me siento respecto al sentido de pertenencia. Sentimos que nada nos pertenece y nos desapegamos”.

Desde entonces Ana Elena Tejera ha buscado comprobar públicamente su tesis mediante charlas, talleres de arte y exposiciones pictóricas, algunas avaladas y apoyadas por las oenegés en las que colaboró, Fundación Calicanto y el Instituto Nacional de Cultura.

El conocer distintas realidades ha hecho que Ana Elena tenga un panorama más amplio de los porqué del ser humano y de sus realidades.

“La mayor gratificación de lo que hago es que logras un impacto en el otro, a través de ser uno mismo y del deseo de cambiar el mundo. He aprendido muchas realidades y mi arte no sería como es si no trabajara en estos lugares que me inspiran todos los días”.

De cómo escuchar lleva a actuar

Ana Elena Tejera es gestora cultural, psicóloga egresada de la USMA, trata de inculcar el sentido de pertenencia. Ha trabajado en colegios, organizaciones y hospitales públicos, al igual que en oenegés nacionales e internacionales. Actualmente atiende a grupos sociales abordando temas psicológicos, educativos y emocionales. Es parte de Global Shapers, una comunidad de líderes con perfil social y cultural.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código