VENTANA FISCAL

Impuesto sobre la venta de valores

SEGURIDAD. La nueva normativa establece estandares contables mas ... SEGURIDAD. La nueva normativa establece estandares contables mas ...
SEGURIDAD. La nueva normativa establece estandares contables mas ...

OPINIÓN

En ocasiones anteriores hemos comentado sobre las normas fiscales en la enajenación de acciones, bonos o cuotas de participación emitidos por personas jurídicas, y advertimos el peligro de dejar de pagar el adelanto al impuesto sobre la renta que estableció la Ley 18 del 19 de junio de 2006.

El rechazo a pagar impuestos es una conducta humana globalizada.

Panamá no se escapa al rechazo del impuesto sobre la transferencia o enajenación de valores emitidos por personas jurídicas, muy a pesar de que el impuesto a la enajenación de tales valores es de un reducido 10% sobre la utilidad.

Si bien es cierto que se debe pagar un adelanto del 5% sobre el precio de venta, el monto resultante puede ser declarado como impuesto único y definitivo, y que en caso de que el 5% sea mayor que el 10% el contribuyente puede solicitar la devolución del excedente.

Pero con la actual administración fiscal se recomienda una gran dosis de paciencia, pues pueden pasar años antes de que se atienda la solicitud y otros más para que se devuelva un dinero devaluado.

El sector privado espera que esto cambie pronto.

Con o sin razón son muchos los que aceptan el riesgo fiscal y se atreven a no declarar la transferencia de valores considerando que como son transacciones privadas no quedan a la vista de la Autoridad Nacional de Ingresos Públicos (ANIP).

Ayuda al caldo de la evasión la falta de fiscalización.

Aun así no se recomienda dormir con el peligro. La ANIP siempre tendrá la sartén por el mango, pues la obligación prescribe a los 15 años.

El dulce sueño puede convertirse en pesadilla cuando la ANIP aplique las normas sobre la obligación de pagar el impuesto sobre estas transacciones, más el recargo y los correspondientes intereses por morosidad que señala la ley.

Largo es el camino y dura la responsabilidad, pues en caso de incumplimiento, la sociedad emisora queda solidariamente responsable del pago.

Para detectar la evasión está el cambio de directores y dignatarios, donde interviene una notaría y el Registro Público al requerirse una escritura pública; está también el libro de acciones en el cual se ha de anotar la anulación de los certificados de acciones vendidos y la emisión de los nuevos; igual existe el movimiento del dinero que se refleja en el pago o desembolso por parte del comprador, un posible préstamo bancario para pagar la compra y el depósito correspondiente por parte del vendedor.

La fórmula de poner el dinero en cuentas en el exterior para pasar desapercibida la transacción está en peligro de extinción por los convenios de información financiera. Además, en algún momento habrá que explicar la procedencia del dinero cuando se pretenda utilizar o traer de regreso a Panamá.

Ah... y no se olviden del artículo 32 de la Ley 8 de 2010, que dice que “en todo formulario de declaración jurada de rentas, antes de la firma del contribuyente, se incluirá el siguiente párrafo de forma textual:

“El contribuyente bajo la gravedad de juramento, declara que al imputar un costo, gasto o ingreso tanto de fuente panameña como de fuente exenta o extranjera, lo hace cumpliendo con todas las disposiciones legales, reglamentarias y de cualquier tipo, vigentes en la República de Panamá, incluyendo todas la retenciones sobre los pagos efectuados de manera directa, a través de interpuesta persona o por cualquier otra vía, a beneficiarios radicados en el exterior”.

Finalmente, late el peligro de la recompensa fiscal libre de todo impuesto (tax free) para quien denuncie evasiones fiscales. La recompensa será el 25% de toda suma que el fisco recaude por la denuncia, incluyendo recargos, multas e intereses morosos. Ya en otras jurisdicciones existen oficinas dedicadas al negocio de denuncias, similar a los cazarrecompensas en los tiempos del “lejano oeste” de Estados Unidos. Después vendrán las pesadillas.

A los contadores (sobre todo a los especialistas en impuestos) en el Día del Contador les deseo un año lleno de éxitos y de mucha salud espiritual y física.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código