el subsidio reduce un 2% o un 4% la tasa de mercado

Interés preferencial, vuelta a la realidad

Cada año hay miles de familias cuyas hipotecas dejan de recibir el incentivo fiscal y se deben preparar para pagar una mensualidad superior.

Buena parte de las familias panameñas que han firmado una hipoteca en los últimos años lo han hecho bajo el paraguas del llamado interés preferencial, un subsidio estatal a modo de rebaja del tipo de interés que alivia el peso de la hipoteca y, a la vez, dinamiza el sector inmobiliario.

Tras la última modificación legal, aprobada este mismo año, los financiamientos para viviendas con valor entre $35 mil y $65 mil se benefician de un descuento del 4% sobre la tasa de interés bancaria, mientras que las hipotecas entre $65 mil y $120 mil reciben un descuento de 2%.

La diferencia entre la tasa de mercado y la que paga el consumidor la asume el Estado. En 2011, el Gobierno destinó $42.1 millones a este incentivo fiscal, que se aprobó originalmente en la Ley 3 de 1985.

El beneficio solo aplica para viviendas nuevas que cuestan menos de $120 mil y durante los primeros 15 años de vida del préstamo. En consecuencia, cada año hay miles de familias cuyas hipotecas pasan de pagar el tipo subsidiado al de mercado, teniendo que asumir alzas en sus letras.

Según Ricardo Porcell, vicepresidente Asistente de Crédito Hipotecario de Banco General, la entidad explica a sus clientes sobre el vencimiento del subsidio, y les informa de su nueva tasa.

La nueva mensualidad dependerá del monto que le reste por pagar al cliente y del descuento que haya recibido. Pero, por ejemplo, “si damos hoy día una hipoteca por $65 mil al 2.25% por 30 años, al final de los 15 años del subsidio, su mensualidad puede aumentar entre un 30% o 40% aproximadamente”, resume Porcell.

¿Están los clientes preparados para asumir ese alza?

“La experiencia nos dice que no, a pesar de que está claramente establecido en la escritura que firmaron hace varios años”, reconoce.

“Queda la esperanza de que sus ingresos hayan aumentado a un ritmo mayor al del costo de la vida para poder enfrentar el fin de los intereses preferenciales. De lo contrario podrá tener problemas financieros”, señala el consultor fiscal Osvaldo Lau. Y los problemas financieros de los clientes se pueden traducir en morosidad en los pagos, un fenómeno que se produce, pero “de manera marginal”, como apunta Leo Almengor, vicepresidente de Hipotecas de HSBC, entidad en la que cada año alrededor de 600 clientes hacen esa transición entre tasas preferenciales y de mercado.

Según la Superintendencia de Bancos, el saldo de crédito de vivienda hipotecaria en marzo de 2012 era de $6 mil 472 millones. De ese total, $2 mil 521 millones (39%) era de hipotecas con interés preferencial y $3 mil 951 millones (61%) sin interés preferencial.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código