Alimentos importados

Subsidios para unos pocos

Productores y consumidores solicitan al Gobierno más apoyo para el sector agropecuario, en vez de subsidiar alimentos del exterior.

Temas:

Aceite de 1.5 litros, arroz, lenteja, rallado de sardina, pastas ( macarrones, coditos) y huevo son los nuevos productos con subsidios. LA PRENSA/ Maydée Romero Sprang. Aceite de 1.5 litros, arroz, lenteja, rallado de sardina, pastas ( macarrones, coditos) y huevo son los nuevos productos con subsidios. LA PRENSA/ Maydée Romero Sprang.
Aceite de 1.5 litros, arroz, lenteja, rallado de sardina, pastas ( macarrones, coditos) y huevo son los nuevos productos con subsidios. LA PRENSA/ Maydée Romero Sprang.

Dicen que la verdad son los hechos, no su explicación.

El hecho es que el costo de la canasta básica no ha bajado de precio, por más que el Gobierno reproduce una y otra vez el mensaje de que las ferias estatales han sido una solución para contener las alzas recurrentes.

En las llamadas jumbo ferias (puestos improvisados de venta al detal) se venden productos a bajos precios, pero a estos sitios solo puede ir un grupo limitado de consumidores.

El horario restringido y las largas filas, bajo el cambiante clima panameño, son los principales desincentivos para quienes quieren conseguir comida barata.

La pregunta que todos se hacen es: ¿Cómo el Gobierno puede abaratar el arroz o el aceite que vende en las jumbo ferias, mientras en los supermercados se comercializan los mismos productos a precios tan altos?

La política alimentaria de la administración de Ricardo Martinelli ha creado severas distorsiones.

El 90% de los productos que se vende en las jumbo ferias es importado, y aunque estos suelen ser más caros que los locales, el Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA) cree que es una buena estrategia comprarlos en el extranjero.

Como la idea es venderlos “baratos”, el Gobierno termina asumiendo parte del costo para no trasladarlo en su totalidad a los compradores.

Los productores locales se quejan, pues no encuentran lógica al hecho de subsidiar a extranjeros en vez de hacerlo con los agricultores locales.

Pero más allá de la molestia respecto a quiénes y dónde se compran los productos, hay que aclarar que el precio que reciben los consumidores no es un regalo.

El subsidio se logra a través de los ingresos estatales, entendidos como la suma de una serie de recursos en los que tienen un peso importante los impuestos que pagan todos los panameños.

La otra forma de abaratar los productos que se comercializan en las jumbo ferias es a través de cambios arancelarios. De esta forma, el Gobierno decide de un solo plumazo qué productos entrarán al país sin pagar impuestos.

La ventaja aplica para todos los importadores. Tanto el Estado como los dueños de supermercados pueden comprar libre de impuestos.

La diferencia es que en los supermercados el producto se sigue vendiendo caro, a pesar de que ingresa a un precio más competitivo.

Prueba de ello es que desde abril de 2011, cuando se realizó la primera jumbo feria, los alimentos no han bajado de precio.

En esa época la canasta básica tenía un costo de 285.66 dólares, un año después alcanzó los 309.43 dólares y en abril de 2013, se fijó en 326.37 dólares.

Pedro Acosta, presidente de la Unión de Consumidores de la República de Panamá, indicó que “el gran negocio de los dueños de supermercados e importadores es traer alimentos del exterior a bajos precios y venderlos al mismo valor que lo que se encuentra en el mercado local”.

En 2011, el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida) promocionó la instalación de 16 ferias libres de alimentos permanentes en puntos estratégicos del país.

Productores y agroindustriales podían vender cada 15 días sus alimentos directamente a los consumidores.

Con este esquema, según el Gobierno, se “acabaría” con el modelo de las “ferias Compita”, impulsadas bajo la administración de Martín Torrijos, en la que el Estado compraba los alimentos y los vendía a un precio inferior y con un límite de compra para cada consumidor.

Tras casi cuatro años de haberse puesto en marcha el nuevo esquema de jumbo ferias, la compra de productos importados no ha parado, y el IMA anunció que a partir de hoy ofrecerán seis productos de la canasta básica alimentaria a precios por debajo de los que se encuentran en el comercio local.

Se venderá el aceite de 1.5 litros en 2 dólares, la libra de arroz a 30 centésimos, la de lenteja en 25 centésimos, la lata de rallado de sardina en 30 centésimos, los macarrones, coditos y pastas en 25 centésimos, y la postura de huevo en 13 centésimos. De esta lista, solo dos productos se comprarán en el mercado local.

El IMA desarrolla actualmente 19 ferias permanentes todos los sábados en las cabeceras de las provincias y en la ciudad capital. A partir de hoy se sumarán tres más, una en San Carlos, y las otras en Don Bosco y Chilibre, en la ciudad de Panamá.

El horario diario se extenderá de 8:00 a.m. hasta las 6:00 p.m.

Defensores de los consumidores y productores aseguran que la raíz del problema radica en las distorsiones que hay en las cadenas de comercialización y la falta de políticas agropecuarias que incentiven la producción nacional.

Otros son más categóricos y califican las jumbo ferias como un bastión para hacer política en plena campaña electoral.

En las ferias, según Acosta, no se regula la compra y venta por parte de algunos pequeños comerciantes que adquieren productos subsidiados y los revenden en sus tiendas o abarroterías.

Julio Botello, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio de Panamá, considera que el Gobierno debe crear incentivos en beneficio de la producción agrícola local.

“La canasta básica se compone de 50 productos y no creo que un subsidio a seis productos haga la diferencia”, aseguró Botello.

Roberto Henríquez, ministro de la Presidencia, asegura que la mayoría de los alimentos ofertados en estos puestos de venta se compran a los locales, a pesar de que los productores denuncian que en las jumbo ferias se venden alimentos enlatados e importados.

“En vez de invertir ese dinero en subsidiar alimentos extranjeros se debe comprar toda la producción local de arroz, frijol, poroto, cebolla y papa, por tan solo mencionar algunos”, manifestó Sánchez.

Mientras Abad Barrios, productor de arroz de Natá, provincia de Coclé, califica la medida gubernamental como “un movimiento político”.

“El sector arrocero es el más golpeado y ni siquiera han pagado los seguros agropecuarios de 2012 y 2013. ¿Quiénes van a producir?”, se pregunta Barrios.

“El gran reto del nuevo Gobierno será reactivar la producción de alimentos. Mientras no se incentive la producción vamos a seguir dando vueltas en ese círculo vicioso de los altos costos de la canasta básica”, dijo Acosta.

Cifras del mercado

283

Jumbo tiendas operan en el país.

60%

Del arroz que se vende en los puestos del IMA es importado.

50

Productos integran la canasta básica de alimentos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código