ECONOMÍAS EMERGENTES DEVALÚAN SU MONEDA PARA APROVECHAR EXPORTACIONES

La fortaleza en la debilidad

El lento crecimiento de la economía china perjudica a los exportadores de materias primas que dependen de que el país compre sus productos.
China consume más del 40% de la producción mundial de cobre, estaño, plomo y zinc y enormes cantidades de carbón, mineral de hierro, petróleo y algodón. REUTERS/Edgar Su. China consume más del 40% de la producción mundial de cobre, estaño, plomo y zinc y enormes cantidades de carbón, mineral de hierro, petróleo y algodón. REUTERS/Edgar Su.
China consume más del 40% de la producción mundial de cobre, estaño, plomo y zinc y enormes cantidades de carbón, mineral de hierro, petróleo y algodón. REUTERS/Edgar Su.

El dólar estadounidense se está fortaleciendo por razones que van más allá de las devaluaciones deliberadas del euro y el yen. Los grandes exportadores de materias primas también están haciendo caer sus monedas a propósito conforme bajan los precios de los productos primarios.

Los dólares canadiense, australiano y neozelandés, así como el real brasileño, el rublo ruso y las monedas de otras economías emergentes, están dedicados al mismo juego.

Estos países quieren monedas más débiles para compensar la caída de las exportaciones de materias primas. En el último año, el gobernador del Banco de la Reserva Federal de Australia expresó su preferencia por un dólar australiano más débil en vista de la caída de las exportaciones de minerales y un crecimiento económico moderado.

Hace poco, el titular del Banco de la Reserva Federal de Nueva Zelanda señaló que, aun con la baja que ha tenido, el dólar de su país está en niveles “injustificables” y no refleja la debilidad del mercado mundial de materias primas.

Anteriormente, la moneda se veía impulsada por las grandes exportaciones de carne y lácteos a China y el fuerte precio de la leche, que ahora se ha desplomado. El crecimiento económico de Nueva Zelanda está en peligro.

El Banco de Canadá recientemente dejó la tasa de interés de referencia sin cambios en 1% y prevé que la inflación estará cerca de su meta de 2%. Pero la baja del precio de la energía y otros productos primarios ha afectado la economía canadiense, que crece al mismo ritmo lento de 2% que Estados Unidos (EU).

La burbuja de las materias primas de comienzos de 2000 llevó a los productores de materias primas industriales, como cobre, zinc, mineral de hierro y carbón, a aumentar la producción. La nueva producción llegó justo cuando se produjo la caída de los precios en la recesión de 2007 a 2009.

El posterior repunte no se mantuvo y los precios de los productos primarios están en baja desde comienzos de 2011, sin duda debido al exceso de oferta de materias primas industriales y la mayor lentitud del crecimiento en China, el mayor consumidor de materias primas del mundo.

Las caídas de precios también se deben a la atonía del crecimiento en los países desarrollados y, en el caso de los productos agrícolas, al buen tiempo y la mayor superficie sembrada.

En lo que va del año, el precio de los cereales ha caído, como también el de los productos primarios industriales.

El precio del petróleo crudo subió hasta mediados de junio pero desde entonces se desplomó un 25% y ahora se halla en el nivel más bajo en seis años. Impulsada por la fractura hidráulica, la producción petrolera estadounidense explota en momentos en que la debilidad económica de Europa y China y el aumento de la conservación del medio ambiente reducen el consumo.

El precio del cobre, metal que se usa para todo tipo de elementos, de las cañerías a las computadoras, está bajando al aumentar la oferta y caer la demanda.

Problemas de China

Como vimos en series anteriores, China se enfrenta a un conjunto de problemas, entre ellos un crecimiento más lento, lo que perjudica a los numerosos exportadores de materias primas que dependen de que China compre sus productos.

China consume más del 40% de la producción mundial de cobre, estaño, plomo y zinc y enormes cantidades de carbón, mineral de hierro, petróleo y algodón.

El rápido crecimiento económico esconde una multitud de pecados, en especial en un país en desarrollo como China, donde se lo necesita para ofrecer empleos adecuados. Disimula las ineficiencias y una buena parte de las irregularidades y la corrupción.

Por el contrario, el crecimiento lento magnifica las dificultades económicas y sociales y favorece a los que tienen el poder político.

Las pruebas de que el crecimiento se está desacelerando en China son abundantes. Se pueden ver en la caída del índice de gerentes de compras. La producción industrial y el crecimiento de las ventas minoristas en China están en baja en tanto se desinfla una burbuja inmobiliaria.

En el pasado, la respuesta de China a la desaceleración del crecimiento era el estímulo en forma de más préstamos bancarios y proyectos de infraestructura y gasto en bienes de capital, a menudo orientados a aumentar las exportaciones.

Esos esfuerzos gigantescos llevaron a una indeseada inflación, una explosión de los préstamos y un auge inmobiliario, lo que obligó a los dirigentes chinos a tomar medidas para enfriar el otorgamiento desenfrenado de préstamos.

El PIB oficial en el tercer trimestre fue de 7.3%, el ritmo más lento en más de cinco años.

Sin embargo, el verdadero índice de crecimiento probablemente se ubique en 4%. Como señal de que la dirigencia piensa que la desaceleración ha ido demasiado lejos, la semana pasada el banco central chino inesperadamente rebajó las tasas de interés de referencia para reactivar el motor del crecimiento.

Arbitraje cambiario

Otra fuerza que está haciendo subir el dólar estadounidense frente a otras grandes monedas es el arbitraje cambiario. Al haber diferenciales positivos entre los rendimientos de los bonos del Tesoro de EU a 10 años y los de Alemania y Japón (e incluso las menos solventes España e Italia), es atractivo vender esos pagarés para comprar los del Tesoro.

Los diferenciales son pequeños pero, con una posición apalancada, el arbitraje cambiario puede ser muy redituable... y más aun si el dólar se aprecia. ¿Quién querría tener un bund alemán a 10 años con un rendimiento de 0.83% con un euro en baja o un bono del Gobierno japonés a 10 años con un rendimiento de 0.47% con el yen en baja, si el bono del Tesoro estadounidense a 10 años rinde 2.5% y el dólar está en alza?

En los momentos difíciles, el dólar es el refugio seguro del mundo. Los extranjeros se vuelcan a los bonos del Tesoro y otras inversiones denominadas en dólares, lo que eleva el valor del billete verde.

Con las devaluaciones deliberadas y la caída de las monedas provocada por la baja de los precios de las materias primas y el crecimiento económico lento, la mayoría de las principales monedas está descendiendo frente al dólar estadounidense.

Como moneda de reserva e intercambio del mundo, el billete verde no puede ser devaluado con facilidad.

Cayó 52% del máximo registrado en 1985 y solo ha recuperado 8.2 puntos porcentuales de esa baja. Es probable que siga fortaleciéndose.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código