VENTANA FISCAL

Las impresiones térmicas

OPINIÓN.

“Quien atribuye a las crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más los problemas que a las soluciones” (Albert Einstein).

Uno de los problemas previsibles, y que muchos señalaron con antelación, es la durabilidad de impresión de los documentos emitidos por las impresoras térmicas. Y es que ese papelito tratado químicamente, que debe servir como documento probatorio de compras y gastos ante cualquier eventualidad de carácter legal o fiscal, pierde toda su impresión a muy corto plazo.

La propia Dirección General de Ingresos (DGI) ha aceptado que las impresiones térmicas tienen un período de vida reducido ante los “efectos climáticos de nuestro país; sobre todo, por el grado de humedad”, lo que afecta “la capacidad del contribuyente de sustentar sus transacciones comerciales y demás actos ante esta dirección”.

Con estos considerandos salió a la luz pública la Resolución Nº201-2644 de 27 de febrero de 2012, para autorizar el fotocopiado de las facturas emitidas mediante impresión térmica.

En evidente error esta autorización se dirigió a “los contribuyentes cuyos equipos fiscales emitan impresiones térmicas...a efectos de mantener en archivo toda información relativa a sus operaciones, accesible a esta dirección”. Se olvidaron los promotores de la citada resolución que dicha información estará disponible en la memoria fiscal de los equipos.

En menos de dos semanas la DGI, con la Resolución 201-3340 de 9 de marzo pasado, corrige el error al dejar sin efecto todas las partes de la primera resolución (a pesar de que en su título la resolución señala que se modifica la 2644) y autoriza, en esta ocasión, al contribuyente que recibe facturas con impresión térmica (no al que la emite) a fotocopiarlas para comprobar sus compras y gastos, dando lugar a que se proteja la información fidedigna en caso de una auditoría fiscal o un caso legal.

En conclusión, la autorización para fotocopiar facturas o documentos de compras y gastos es para el comprador o consumidor de bienes y servicios, para el “debido respaldo y archivo de las facturas expedidas por equipos fiscales térmicos y, en caso contrario, el contribuyente será el único responsable del deterioro o pérdida de información en facturas expedidas por equipos fiscales térmicos” (sic).

Dicho en otra forma, nos quedan tres opciones: 1) Estamos llamados a fotocopiar los comprobantes respaldados por impresiones térmicas; 2) de no hacerlo nos exponemos a las consecuencias fiscales por no poder comprobar en forma fehaciente las compras y gastos que hacemos en los negocios que emiten facturas mediante impresiones térmicas; 3) a preguntar primero si el proveedor emite facturas con impresiones térmicas para no hacer negocios con ellos. Siendo creativos, podemos exigir al proveedor que nos entregue una fotocopia, ¿cierto?

Así, con la debida corrección, el contribuyente emisor de los documentos térmicos mantiene el respaldo de la memoria fiscal para confirmar sus ingresos, pero el consumidor queda obligado a incurrir en costos adicionales. En este juego los ganadores siguen siendo los vendedores de los equipos fiscales y de los rollos de papel químico, a quienes se les suman ahora los felices negocios de fotocopiado y los distribuidores de fotocopiadoras.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código