CONFERENCIA VIRTUAL

América Latina está ante el riesgo de una década perdida; será necesario alivio de la deuda

América Latina está ante el riesgo de una década perdida; será necesario alivio de la deuda

El Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) convocó a una conferencia virtual, este jueves 11 de junio, para discutir sobre los desafíos que enfrenta América Latina, un encuentro que le dio visibilidad a la desgarradora situación socioeconómica que vive la región en una era marcada por la pandemia del coronavirus (Covid-19).

En términos de la evolución de la pobreza, América Latina aumentaría al menos 4.4 puntos porcentuales (28.7 millones de personas adicionales) con respecto al año previo, por lo que alcanzaría a un total de 215 millones de personas (o el 34.7% de la población de la región), según los estudios de la la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, alertó sobre las profundas brechas que ahora han quedado expuestas, lo que dará como resultado una “región más pobre, enojada y con más desempleo”, tras el cierre de 2.6 millones de empresas formales, además de la marcada informalidad. ¿Qué hacer?

Bárcena dijo que hay que evitar, a toda costa, que la crisis sanitaria se convierta en una crisis alimentaria. Por ello, las protecciones económicas de emergencia a las personas deberían rondar los $140 al mes, además de establecer cuanto antes las subvenciones a la micro y pequeñas y mediana empresas. En el mediano plazo, también se necesitarán reformas fiscales, controlar la evasión y los fondos ilícitos. Este cóctel de medidas solo será efectivo en la medida en que los gobiernos sean transparentes en el manejo de los fondos y se acabe con la “cultura del privilegio”.

Hay que establecer un régimen de bienestar. Apostar a la estructura de la vida: salud, nutrición y educación, reafirmó Bárcena en tono urgente sobre la postura de los estados.

Bárcena alertó que América Latina está ante el riesgo de una década perdida.

La Covid-19 llegó a una región que ya tenía problemas, advirtió Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), cuando mencionó los “precios de materias primas bajos, concentración del ingresos” y elevadas deudas soberanas, en países que apenas dedican el 2% de su presupuesto a la salud.

En el caso de la deuda, tenemos dos problemas puntuales: “necesitamos fuentes de financiamiento y al mismo tiempo un alivio en el pago”, señaló. Entonces, cómo pedirle dinero a la misma gente a la que también le decimos que no nos cobre.

Se trata de una situación excepcional en la considera que será necesario un alivio de la deuda en los países de América Latina, así como mayores fuentes de financiación.

“El gran problema es que las autoridades no saben cuánto costará la pandemia”, dijo Gurría, al detallar que después del coronavirus, “cuando se quiera despegar, encontraremos las alas mas pesadas, necesitaremos una pista mas larga y motores más fuertes”.

De allí que Enrique Iglesias, expresidente del BID, indicara que en los países en desarrollo, el papel de la banca de fomento es fundamental. Cumple con muchas funciones y espacios, incluyendo la asesoría a los Estados, con quienes “comparte su angustia”.

En el encuentro también participó Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, quien habló de capacidad de las multilaterales de proporcionar finanzas e inversión a infraestructura con menores costos de capital.





Edición Impresa