entrevista a gustavo villa, secretario general de la superintendencia de bancos de Panamá

‘Es el momento para cambios’, afirma Gustavo Villa de la Superintendencia de Bancos

Una coyuntura económica favorable facilita la ejecución de medidas necesarias para fortalecer el centro financiero.
Para Gustavo Villa, ‘si queremos ser un centro financiero de primera índole no nos podemos dar el lujo de estar en ninguna lista’. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga. Para Gustavo Villa, ‘si queremos ser un centro financiero de primera índole no nos podemos dar el lujo de estar en ninguna lista’. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga.
Para Gustavo Villa, ‘si queremos ser un centro financiero de primera índole no nos podemos dar el lujo de estar en ninguna lista’. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga.

Gustavo Villa es un libro abierto cuando habla del sector bancario. Una mirada pasajera por su trayectoria explica porqué. 

Trabajó en la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) desde el nacimiento de la institución, en 1998, como director de estudios económicos. En 2009, aceptó una oferta para recalar en el sector privado. A comienzos de este año, le propusieron regresar al ente regulador, pero esta vez como secretario general, algo que, confiesa, “es un reto profesional importante”.

¿Cuánto ha cambiado en estos cinco años la Superintendencia?

Veo una institución mucho más fortalecida. El equipo técnico que trabaja en la SBP se ha distinguido por ser altamente profesional. Siempre tratamos de capacitar al personal sobre la base técnica. Eso es una tremenda ventaja. Es una institución con mucha estabilidad.

¿Cómo fue la experiencia en el sector privado?

Trabajar con accionistas y ejecutivos de Banvivienda fue una experiencia enriquecedora, única y con pocos precedentes. Pudimos darle la vuelta a un banco que tenía una dificultad en su momento. Bajo el liderazgo del gerente general y los accionistas, se pudo llevar un banco con una estrechez importante en 2009 y 2010 a un banco que ahora mismo presenta condiciones financieras muy estables, seguras y, sobre todo, muy rentables, para confianza de todos sus clientes y depositantes.

Regresa al regulador de un sector que estos días supera los $100,000 millones en activos y en el que en los últimos años han salido actores globales...

El sistema es un poco diferente. Ha habido salidas importantes como HSBC y BBVA. De bancos procedentes de Estados Unidos (EU), hemos contado con la presencia histórica de Citibank, pero no hemos conseguido volver a traer otros bancos americanos de primera línea como había en los años 70 y 80.

Ahora tenemos un centro un poco más regional. No es que sea menos de lo que era antes. La realidad de ahora es distinta. Antes los mercados latinoamericanos de capitales eran muy cerrados y la banca internacional de EU y Europa vio una oportunidad muy importante de establecerse en Panamá y de ahí hacer negocios con toda la región.

Incluso, las condiciones de los bancos son distintas. Esas instituciones han ido limitando su participación en mercados emergentes como América Latina. Han ido siendo más selectivos con el tipo de riesgo y de clientes que toman en estos países.

¿El estigma que tiene Panamá como paraíso fiscal ha podido afectar?

Eso tampoco nos ayuda mucho. El país está en una coyuntura especial. Estamos en un cambio de administración. Viene de una fase de crecimiento sostenido que lleva casi 10 años y es un momento importante para replantearse y hacer una reingeniería de qué queremos hacer, cómo queremos encarar los desafíos en un sector tan importante como el financiero.

Si queremos repensar algunos cambios, la mejor coyuntura posible es esta, cuando el país está en una condición financiera sólida. Hay desafíos importantes: Tenemos tareas para salir de la lista de observación o gris del Grupo de Acción Financiera (GAFI); tenemos que ver qué hacemos con la Unidad de Análisis Financiero; tenemos que crear un nuevo marco legal para combatir el blanqueo de capitales y financiamiento de terrorismo; tenemos que aplicar la ley y demostrar que somos un país serio y que no se nos siga viendo con esos estigmas de que somos un país facilitador para que agentes económicos que no son transparentes puedan usar Panamá como plataforma.

Panamá no pasó la revisión paritaria del Foro Global sobre intercambio de información fiscal. La Asociación Bancaria ha pedido que se adelante la entrada en vigor de la ley que crea el régimen de custodia de acciones al portador...

Ahora que hay una dependencia tan grande entre los países, hay que demostrar que Panamá está dispuesto a colaborar, a intercambiar la información.

Ningún favor nos hizo aprobar una ley que estaba conceptualmente bien diseñada con una implementación tan tardía. Espero que las autoridades evalúen este tema y que esto no sea un motivo para que el país siga siendo calificado de manera negativa. Si queremos ser un centro financiero de primera índole no nos podemos dar el lujo de estar en ninguna lista de ninguno de los organismos.

La deuda privada ronda el 90% del producto interno bruto y ha crecido mucho en los últimos años. Para algunos analistas estos niveles son elevados. ¿Cómo lo ven ustedes?

El crédito ha crecido bastante en los últimos años. En el primer semestre del año ya observamos una desaceleración del crecimiento. Si es bueno o malo que tengamos un crecimiento del crédito tan elevado, yo creo que lo que tenemos que cuidar son dos cosas: Primero, siempre vigilar las políticas de crédito de los bancos. Esta es una tarea que el supervisor ha tomado muy en serio. Y segundo, queremos que los bancos estén razonablemente reservados sobre esa expansión de crédito. El año pasado se aprobó una norma que entra en ejecución este segundo semestre que cambia las reglas sobre cómo los bancos tienen que gestionar el riesgo de crédito.

¿Con estas medidas y el manejo conservador que tiene la banca panameña consideran que se está a salvo de una burbuja en sectores como la construcción?

No podemos asegurar que estemos curados contra ese tema. Lo que sí creo es que los bancos han sido lo suficientemente prudentes para no exponerse a financiamientos excesivos en el sector. El sistema casi se autorreguló en poner límites al financiamiento por metro cuadrado y eso obligó a los inversionistas a utilizar gran parte de sus recursos para poder llevar adelante sus proyectos.

Además de las políticas de crédito y las provisiones, el sistema está muy bien capitalizado y eso hace una diferencia importante cuando se compara con las experiencias de otros mercados.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Traspasan acciones a una fundación EU suspende restricciones a los diarios La Estrella y El Siglo

Eduardo Quirós, presidente del grupo GESE, (centro) fue el encargado de hacer el anuncio al personal de los periódicos la Estrella de Panamá y El Siglo.
LA PRENSA/Luis García

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código