MUJERES OCUPAN MÁS PLAZAS DE TRABAJO

Un nuevo mercado laboral

Las panameñas están aceptando el reto, se atreven a salir de su zona de confort e irrumpen en oficios tradicionalmente reservados para hombres.
Cornelia McDonald ha laborado durante dos décadas en la ACP. Ha sido operadora, asistente administrativa, electricista, y ha manejado y reparado locomotoras, hasta llegar a ocupar el cargo que desempeña hoy día, inspectora de mantenimiento. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez. Cornelia McDonald ha laborado durante dos décadas en la ACP. Ha sido operadora, asistente administrativa, electricista, y ha manejado y reparado locomotoras, hasta llegar a ocupar el cargo que desempeña hoy día, inspectora de mantenimiento. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez.
Cornelia McDonald ha laborado durante dos décadas en la ACP. Ha sido operadora, asistente administrativa, electricista, y ha manejado y reparado locomotoras, hasta llegar a ocupar el cargo que desempeña hoy día, inspectora de mantenimiento. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez.

El día de Cornelia McDonald comienza con el alba. Su vestimenta impecable y sus botas de caucho son la indumentaria necesaria para una jornada bajo el sol, con una temperatura promedio de 30° C, en las esclusas de Miraflores.

Ella no pierde la costumbre de pintar su boca y arreglar su cabello, según lo aprendido en el concurso Miss Panamá 1990, escenario donde posó su figura y su 1.80 metro de altura para las cámaras fotográficas. Ahora, 24 años después, se cuida de no perder su feminidad al realizar oficios que tradicionalmente han sido considerados propios del género masculino.

Con un título en ciencias computacionales y estadísticas y 21 años de trabajar en la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Cornelia ha sido operadora, asistente administrativa, electricista, y ha manejado y reparado locomotoras, hasta llegar a ocupar el cargo que desempeña hoy día, inspectora de mantenimiento.

En la actualidad es una de las 209 mujeres que forman parte de la fuerza laboral contratada por la ACP dentro del programa de ampliación del Canal, que reúne en total a 693 personas, el 70% hombres.

“Yo en mi casa puedo reparar desde la plomería hasta fallas eléctricas, aquí nos capacitamos en todas estas áreas”, asegura, mientras verifica las solicitudes que tiene pendiente. Recuerda que creció en un hogar en el que se hacían oficios ajenos al campo laboral femenino. “De niña me motivó el hecho de que la gente se sorprendía al ver a mi madre reparando televisores”, asevera.

Al igual que Cornelia, cada vez hay más mujeres panameñas que ejercen como bomberas, taxistas, marineras, constructoras, oficios que regularmente hacen los hombres.

Del mismo modo que ha crecido el interés del sexo femenino por participar en estas áreas, también surge la necesidad de crear programas para fomentar la incorporación de las mujeres al sector industrial.

La organización sin fines de lucro Empleo No tradicional para Mujeres, con sede en Estados Unidos, es un ejemplo de ello.

Este programa, que cuenta con el apoyo de fundaciones, empleadores y contratos del Gobierno, ha capacitado durante 30 años a miles de mujeres en numerosas especialidades, que terminan recibiendo un salario de $17 la hora, además de prestaciones sociales.

El hecho de que cada vez más mujeres ocupen puestos de operadoras de locomotoras, mecánicas y constructoras, refleja la lucha del sexo femenino por ocupar más espacios en la sociedad a nivel profesional y técnico, asegura Gladys Fossati de González, jefa de la Oficina de Género e Igualdad de Oportunidades Laborales del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel). “A pesar de ser trabajos físicos, las mujeres panameñas están aceptando el reto”, subraya.

La inclusión del sexo femenino en los oficios físicos no solo es un paso hacia la superación, también representa vencer obstáculos, siendo la discriminación, la cultura y el peligro algunos de ellos. En un estudio de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), la tendencia en la participación de la mano de obra femenina en el total de la fuerza de trabajo industrial en Panamá a comienzos de los 80, era de 34%, pero a mediados de los años 90, descendió 5 puntos a 29%. Para el año 2004 se posicionó en 33% y desde entonces ascendió al 44% actual. Es decir, la contribución ha aumentado un 1.1% por año en la última década.

Yadira Voutier trabaja desde 1998 en las oficinas administrativas del Cuerpo de Bomberos de Panamá y en 2004 ingresó como voluntaria de la compañía número 9. Actualmente participa en los operativos contra incendios y rescates con otras dos mujeres, y asegura que en la fila de la guardia permanente hay un número considerable de féminas.

El primer obstáculo con que se topan muchas de estas mujeres que realizan trabajos distintos al de una ama de casa, docente o gerente, está dentro de su mismo núcleo familiar.

Para Voutier, el apoyo de sus hijos y su esposo ha sido incondicional, aunque consideran que es un “oficio para locos”, no simplemente por el sacrificio al restar tiempo con sus seres queridos, sino por el peligro que corre cada vez que dice “me voy a trabajar”.

Pero para Voutier, más que un oficio es una vocación. “La verdad me gusta ayudar a las demás personas, eso me hace sentir bien”, sin embargo, asegura que no es una tarea fácil, requiere mucha responsabilidad, tiempo, condiciones, porque es un trabajo bastante pesado y requiere de una gran firmeza mental”, agrega.

En eso coincide Sueli Tang, gerente de Permisos y Terrenos de Minera de Panamá, quien explica que pese a la tecnología lleva una libreta a todos lados para ir escribiendo de puño y letra todas las funciones que tiene que cumplir a diario.

“Todos los días, además de organizarme, me lleno de mucha energía física y mental”, asegura Tang, licenciada en derecho y ciencias políticas egresada de la Universidad de Panamá, quien cambió un saco y un par de tacones por unas botas y un casco.

Otro factor de choque en este tipo de oficios es el hostigamiento, o lo que actualmente conocemos como “mobbing laboral”, una tendencia en ascenso que por lo general toma como víctimas a mujeres entre 32 y 55 años que desafían el statu quo.

Este afortunadamente no ha sido el caso de Tang, que asegura que sus compañeros hombres admiran el valor y capacidad que aportan las mujeres en el campo de la minería, antes ocupado por el género masculino, y que ahora se llena gracias a los desafíos planteados por hombres y mujeres contemporáneos que se han propuesto borrar las líneas fronterizas entre lo que se puede o no hacer al momento de conseguir una plaza vacante.

DESAFÍOS FEMENINOS

61%

De la matrícula en educación superior en el país es representado por mujeres.

59%

Ha sido la participación femenina en el sector hoteles y restaurantes durante 2014.

9

Horas más que los hombres, es el tiempo que las panameñas dedican a su jornada laboral semanal, de acuerdo con la encuesta de uso del tiempo realizado por la Contraloría General.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código