Política económica

El salario entra al ruedo

Un ajuste salarial debe estar basado en la oferta, la demanda y la productividad de los trabajadores. Algo mucho más complejo que ganar popularidad política.
REALIDAD. Panamá, con un crecimiento económico en gran medida impulsado por el gasto estatal, experimenta lo que denominan “pleno empleo”. La tasa de desempleo se ubica en 4% según los datos oficiales. LA PRENSA/Credito REALIDAD. Panamá, con un crecimiento económico en gran medida impulsado por el gasto estatal, experimenta lo que denominan “pleno empleo”. La tasa de desempleo se ubica en 4% según los datos oficiales. LA PRENSA/Credito
REALIDAD. Panamá, con un crecimiento económico en gran medida impulsado por el gasto estatal, experimenta lo que denominan “pleno empleo”. La tasa de desempleo se ubica en 4% según los datos oficiales. LA PRENSA/Credito

El salario mínimo es un tema controversial. Es producto de una larga historia de luchas por el movimiento laboral que busca un trabajo y una recompensa digna en tiempos de enorme opresión social y económica.

La discusión por elevar el salario mínimo, que hoy promedia en Panamá los $432.64 mensuales, ha salido a relucir en los últimos años y ha cobrado vigencia al ser propuesto por la precandidata presidencial del partido oficialista Cambio Democrático (CD), Giselle Burillo, que promete un alza general de este mínimo y una unificación de su monto para todos los sectores.

La propuesta también ha sido compartida por el precandidato de CD, Rómulo Roux. Ha sugerido legalizar una revisión salarial cada dos años, una idea que se vio cercana a ser implementada en 2008 y nuevamente en 2010 luego de ser promovida por el diputado del Partido Revolucionario Democrático, Leandro Ávila.

Una realidad importante es que siendo un tema puramente económico, el salario mínimo se trata de discutir bajo un esquema político. “¿Es adecuado políticamente la promoción de un salario mínimo?”.

La respuesta a esta pregunta puede diferir en base a opiniones ideológicas o posturas políticas, y permite un análisis amplio sobre cómo debería conformarse la sociedad económica.

El propósito de este análisis es obviar la pregunta política y contestar de forma estructurada la correspondiente pregunta económica: “¿Puede decretarse un alza al salario mínimo sin afectar negativamente al mercado laboral?”.

Un impacto negativo al mercado laboral es, por definición, uno que aumente el desempleo y genere distorsiones que impidan la distribución de información sobre empleos necesarios para la economía. En esencia, un impacto negativo es aquel que trabaja contra el propósito del mercado laboral.

La primera parte de este análisis inicia separando el concepto de salario mínimo de un nombre ligado a emociones y pasiones políticas e identificando la medida por lo que es: un control del precio de la mano de obra a través de un límite mínimo.

El sistema de precios es un mecanismo sofisticado para la distribución masiva de información sobre necesidades de recursos.

Cuando hay una oferta limitada de un producto e incrementa la demanda de ese por las motivaciones subjetivas del consumidor, los proveedores reaccionan elevando el precio del bien.

Esta reacción estimula a otros proveedores a dedicar recursos a la producción del bien en cuestión, lo cual incrementa la cantidad ofertada y por tanto termina reduciendo el precio nuevamente.

Es mediante este mecanismo, por ejemplo, que los consumidores de Panamá transmiten al mundo sus necesidades económicas sobre productos agrícolas, industriales y de servicios.

El mercado es, en esencia, un diálogo continuo entre consumidor y proveedor, y el precio es el idioma a través del cual estos dos agentes se comunican.

La ineficiencia que genera el control artificial de precios es que interrumpe y distorsiona el mecanismo de comunicación, por lo cual el mercado no puede suplir adecuadamente el bien que se necesita, ya que no cuenta con información amplia al respecto.

Un techo al precio del maíz, por ejemplo, durante tiempos de escasez quizás sea beneficioso a corto plazo ya que permite a consumidores comprar cantidades importantes del producto a un costo accesible a sus bolsillos, pero es perjudicial a largo plazo, económicamente hablando, ya que no genera las señales necesarias para que entre más maíz al mercado y se resuelva la escasez.

El control de precios artificial, al interrumpir el mecanismo, necesariamente se verá acompañado de una escasez importante.

El mismo efecto económico sucede cuando se establece un mínimo de precio. Si los réditos que puede producir un bien, en este caso, la productividad de la mano de obra, no justifica el salario que debe otorgársele por mandato de ley, el mercado niega la relación laboral y crea una situación de escasez de oferta laboral, también conocida como desempleo.

Supongamos que una persona no tiene trabajo y por lo tanto su salario percibido es de cero dólar. Un posible empleador hace una evaluación de los talentos y capacidades de esta persona y determina que le puede rendir un valor de 300 dólares al mes.

Si el salario mínimo es de 400 dólares al mes, la contratación no se dará, ya que el empleador no contratará a alguien que significará una pérdida para su empresa. Se debe recordar que la empresa debe mantenerse competitiva para financiar la operación y el salario de los empleados.

Por este motivo, la opción económica no es entre un salario de mercado y otro artificial elevado, pero sí entre un salario de mercado y la ausencia de empleo.

La respuesta a la pregunta, desde un punto de vista estrictamente económico, es: “No, no puede decretarse un alza al salario mínimo sin afectar negativamente al mercado laboral”.

Estudios empíricos, es decir, apegados a observaciones de la realidad, desarrollados por los economistas Edward Gramlich en 1976 y Charles Brown en 1983, confirman la teoría económica, y de hecho, implican que la política perjudica a grupos minoritarios y jóvenes.

En Panamá, después del aumento al salario mínimo de $50 en 2010, la tasa de desempleo juvenil fue casi cuatro veces más alta que la de la población adulta.

El profesor de economía en Harvard y expresidente del Consejo de Asesores Económicos a la Presidencia de Estados Unidos de América, N. Gregory Mankiw, ha comentado que “aunque todavía existe un debate sobre cómo el salario mínimo afecta al empleo, el estudio típico revela que un incremento en 10% del salario mínimo reduce el empleo de jóvenes entre un 1% y 3%”.

El control del precio laboral es una política que tiene fuertes connotaciones de desarrollo social y económico, pero un análisis directo revela indudablemente y sin tintes políticos, que es una política que distorsiona el mercado laboral y puede tener efectos contraproducentes a los buscados.

Se ha determinado adicionalmente, y de forma repetida, que una mejor alternativa para incrementar el salario de los trabajadores de un país es fomentar su productividad mediante reformas educativas amplias, como lo indica el Reporte de Competitividad Global del Foro Económico Mundial.

Números del mercado

$432.64

salario mínimo promedio para Panamá para finales de 2012.

4%

tasa de desempleo nacional.

89

posición de Panamá en eficiencia laboral de 144 países, según el Foro Económico Mundial.

122

posición de Panamá en cuanto a relación entre salario y productividad, según el Foro Económico Mundial.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código