Hoy por hoy

Las campañas de vacunación que habitualmente lleva a cabo el Ministerio de Salud han sido exitosas en el pasado y colocado a Panamá en el mapa del mundo en esta materia. Con este antecedente empezaron las jornadas de inmunización anticovid, pero los técnicos fueron relegados. Tomaron el control los políticos, causando desorganización, pese a que funcionarios de salud trabajaron en un plan nacional de vacunación, pero que quedó en manos de la ministra consejera, Eyra Ruiz. Y lo que empezó bien ahora es un penoso caos, en el que prevalecen malas y precipitadas decisiones; privilegios, clientelismo y hasta un presunto mercado negro. Todo esto es responsabilidad del Presidente de la República, que puso a una persona de su entorno político a dirigir el programa, que hoy día refleja el desgobierno que vivimos, y que está a punto de salirse de control –si es que no lo está ya– por su evidente falta de decisión y complacencia. Las bolsas con comida para los afectados por la Covid-19 –también en control de la Presidencia– ahora resultan en otro escándalo. Si Laurentino Cortizo no está involucrado, es mejor que empiece ya a actuar como presidente y deje de actuar como copartidario, que las miradas están puestas sobre él.

Edición Impresa