Hoy por hoy

Si algo dejó en evidencia la entrevista realizada por este medio al activista cívico André Conte en la columna del Knockout de ayer es que la apatía ciudadana es probablemente uno de los escollos que, como panameños, tenemos que enfrentar. Ejemplos sobran en nuestro entorno de políticos, que de la forma más descarada no solo abusan del poder que le hemos confiado para el ejercicio de la labor pública, sino que se mofan de ello. Por si fuera poco, han normalizado la falta de transparencia y rendición de cuentas, como si estos deberes fueran optativos, cuando está claro, normado y legislado que tienen la obligación de informar qué hacen y cómo se gastan los fondos que pertenecen a todos los contribuyentes. Ante la escabrosa realidad que vivimos en los últimos meses, no queda más que preguntarse: ¿Qué tiene que pasar para que los ciudadanos de este país sientan que ya es hora de que salgan a exigir sus derechos? No es a través de las redes sociales que se logrará ser escuchados. Está más que probado que con los comentarios en Twitter nada o poco se logra. Pero si la elección es la comodidad de Twitter, no esperamos otra cosa que ser ignorados.

Edición Impresa