Hoy por hoy

Las vacunas son una de las herramientas más importantes y efectivas para la prevención de enfermedades. Según la Organización Mundial de la Salud, evitan de dos a tres millones de muertes por año. Con tantos beneficios que conlleva la vacunación, más el hecho de que el Estado provee las vacunas sin costo alguno, sería de esperar que la población las acogiese como parte de un estilo de vida saludable. Lamentablemente, las redes sociales han servido para propagar una serie de mitos y desinformación acerca de la vacunación. Este tipo de superstición moderna ha devenido en la muerte de niños en países desarrollados, y en la reaparición de enfermedades como el sarampión en Europa. Los seres humanos somos muy dados a asumir como ciertos, los rumores y los cuentos de camino. Los movimientos antivacunas y otros sectores que cuestionan la ciencia y los derechos humanos, se han convertido en una amenaza real a la salud y al bienestar de toda la especie. Por medio de muy sofisticadas campañas, y de la manipulación por las redes sociales, se han ido captando más segmentos de la población a la causa de la ignorancia.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL