F-1.EL PILOTO ES LÍDER DEL CAMPEONATO.

Alonso pone a España al borde de la histeria

Alonso pone a España al borde de la histeria
PUNTERO. Fernando Alonso (Renault), primer español de la historia que encabeza el Mundial de Fórmula Uno.

La España deportiva y la que no lo es se preparan por una vez unidas y al borde de la histeria para el gran domingo que se avecina, en el que Fernando Alonso puede convertirse en el primer español que gana el campeonato del mundo de Fórmula Uno.

El joven de 24 años ya consiguió con sus éxitos en las dos últimas temporadas acercar al televisor a millones de personas que jamás prestaron atención a un deporte casi desconocido en el país.

Pero los niveles de pasión que se viven en estos días rebasan todo lo imaginable.

Un dato sobresale por encima de los demás: el todo poderoso fútbol adaptará sus horarios para no coincidir con el Gran Premio de Brasil, la carrera en la que a Alonso le basta con ser tercero para ganar el título.

Cinco partidos, la mitad de la sexta jornada de liga, se disputarán el sábado. Y los del domingo, incluidos los choques estrella para la televisión, se adelantarán a las 5:00 de la tarde para dar tiempo a los aficionados a que regresen a sus casas o se congreguen en bares para ver la carrera, que comienza a las 7:00 de la noche.

La televisión será el mejor "barómetro" para medir la presión de la olla en que se convertirá todo el país. La cadena Tele 5 espera batir todos los récords de audiencia, beneficiada además por el horario en España, por la tarde, cuando se congrega tradicionalmente más gente frente al televisor que al mediodía, habitual momento para los grandes premios de Fórmula Uno.

La cadena no se atreve a hacer públicas sus cifras estimativas, pero el récord establecido en el pasado Gran Premio de Bélgica, la primera oportunidad que tuvo Alonso de asegurarse el cetro, promete algo espectacular. Más de 6.8 millones de personas vieron la carrera bajo la lluvia en Spa-Francorchamps, con un 54.4% de cuota de pantalla.

No sólo en las casas se vive la "Alonsomanía". Las ventas de los productos oficiales del piloto y de su equipo, Renault, se dispararon un 200% desde 2003, y el resultado es más que visible en cualquier ciudad española: en cada autobús urbano, calle peatonal o centro comercial se distingue a personas ataviadas con una camisa, una camiseta o una simple gorra con los colores azul y amarillo.

También en los círculos teóricamente más alejados del deporte se mira con pasión hacia Brasil. "Tengo la absoluta seguridad de que Fernando Alonso será campeón mundial", afirmó recientemente Mariano Rajoy, líder del opositor Partido Popular .

Otro político, Jaime Lissavetzky, se atreve a hacer pronósticos mencionando al máximo rival de Alonso. "Hasta (Kimi) Raikkonen sabe que Alonso será campeón". Lissavetzky, del gobernante Partido Socialista , es secretario de Estado para el deporte, pero jamás se le conoció ninguna afición por la Fórmula Uno.

Pero si hay un lugar en el que la pasión se desborda es Asturias, la región que vio nacer al piloto. Allí se llenarán, como en los últimos años, bares y auditorios para ver la carrera, y si se cumple el sueño la fiebre se trasladará a toda calle, plaza y fuente disponible.

Edición Impresa