Comienza la batalla por la Copa Ryder

No se trata de dinero, al menos no del que están acostumbrados a ganar: se trata de un trofeo pequeño y de mucho prestigio, el que simboliza la Copa Ryder, la lucha de continentes que electrizará desde hoy al mundo del golf.

+info

Comienza la batalla por la Copa Ryder

Son 24 millonarios que moderan por tres días sus egos para aportar a un equipo: 12 para Estados Unidos, 12 para Europa.

El Medinah Country Club, a 40 kilómetros de Chicago, será la sede de la trigésimo novena edición del certamen, en el que Europa defiende el título ganado en 2010.

Davis Love III, el capitán estadounidense, dio forma a uno de los equipos más fuertes en la historia de los norteamericanos en la Ryder.

Junto a Tiger Woods están Bubba Watson y Webb Simpson, además de Brandt Snedeker, que tras su título del fin de semana en Atlanta llega en plena forma.

Pero la cosa no termina ahí: experimentados veteranos como Phil Mickelson, en su novena Ryder, o Jim Furyk, en su octava participación, sumarán mucho al equipo.

Entre los europeos el entusiasmo es notorio. “Pasión, orgullo y camaradería: nada se compara con la sensación de representar a tu país”, destacó Luke Donald, uno de los 12 jugadores capitaneados por el español José María Olazábal.

El doble campeón del Masters de Augusta tiene un as en la manga, el norirlandés Rory McIlroy, número uno del mundo.

Hoy viernes y mañana sábado ambos equipos se enfrentarán por duplas en 16 choques, mientras que el domingo la lucha será hombre a hombre, fragmentada en 12 capítulos.

Estados Unidos ganó 25 de las 38 ediciones de la Ryder.

Se espera que 45 mil estadounidenses alienten a los suyos en el Medinah Country Club.

Edición Impresa