BUTACA CENTRAL

¿Estrellas o villanos?

OPINIÓN

Los casos de dopaje confirmados y bajo sospecha que han estremecido el deporte en los últimos años, han puesto en duda la legitimidad de las marcas alcanzadas por varios deportistas, que en su momento fueron considerados como superestrellas, pero que luego de ser vinculados al supuesto uso de sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento, y que en alguna forma pudiese haberles dado cierta ventaja para la conquista de esos logros, ahora han pasado a ser “ídolos de barro”, alrededor de los cuales se tejen muchas interrogantes en cuanto a su integridad deportiva. El resultado de la votación de la Asociación de Periodistas de Béisbol de Estados Unidos que le negó el ingreso al pabellón de los inmortales a Barry Bonds, Roger Clemens y Sammy Sosa, a pesar de sus impresionantes estadísticas, es una prueba innegable de este hecho. El trío forma parte de una larga lista de deportistas, a la que se sumó recientemente el ciclista Lance Armstrong, ganador de siete Tour de Francia, a los que la sombra del dopaje siempre los perseguirá, por encima de su presunción de inocencia.

Edición Impresa