CEREMONIA INAUGURAL.PANAMERICANOS 2007.

Joaquim Cruz sorprendió en el encendido del pebetero

Joaquim Cruz sorprendió en el encendido del pebetero
IMPONENTE. El fuego de los Juegos Panamericanos arde en el pebetero luego de que el medallista olímpico Joaquim Cruz lo encendiera.

El campeón olímpico brasileño de 800 metros en Los Ángeles 84 Joaquim Cruz encendió ayer el pebetero de los XV Juegos Panamericanos, al término de la ceremonia de inauguración en el estadio Maracaná.

En medio del delirio de los 90 mil espectadores presentes en Maracaná, Cruz prendió la llama que arderá hasta el final de los Panamericanos, el próximo día 29, en una pira de seis metros de altura que pesa cinco toneladas.

Cuando se esperaba que Pelé encendiera el pebetero, llegó la sorpresa con la entrega del último relevo de la antorcha a Cruz por Gustavo Borges, medallista olímpico y ocho veces campeón panamericano de natación.

Borges, a su vez, la recibió de la voleibolista de playa Sandra Pires, a quien se la entregaron las campeonas de baloncesto de los Panamericanos de La Habana 91, relevadas antes por las voleibolistas campeonas olímpicas en Barcelona 92.

A la cabeza de todos, entró en Maracaná con la antorcha Torben Grael, doble campeón olímpico de vela.

El pebetero, situado en un palco en forma de sol, quemará 750 kilos de gas líquido de petróleo.

Antes del encendido, la brasileña de taekwondo Natalia Falavigna prestó el juramento del atleta en nombre de los 5 mil 625 competidores en Río 2007.

MAL RATO DE VÁZQUEZ RAÑA

En tanto, el lenguaje y sus bemoles le jugaron una mala pasada al presidente de la Organización Deportiva Panamericana, Mario Vázquez Raña, durante su discurso en la ceremonia inaugural.

Tras saludar en portugués (boa noite Río), "buenas noches Río", el mexicano Vázquez Raña cambió al idioma español, y dijo "hoy", haciendo luego unos segundos de pausa, los cuales fueron aprovechados por los espectadores brasileños para responder a coro de inmediato oi, que se pronuncia igual que hoy pero en portugués significa hola.

La humorada se repitió un par de minutos después, cuando Vázquez Raña volvió a enfatizar el comienzo de una frase con la palabra "hoy", y la multitud, decidida a establecer un juego de lenguaje con el dirigente, volvió a gritar al unísono oi.

En las dos oportunidades el rostro de Vázquez Raña reflejó desconcierto por la reacción de la gente, al no captar seguramente el diálogo de "hoy-oi" propuesto con mucha imaginación y espontaneidad desde las gradas.

Edición Impresa