Manny Ramírez causa delirio

El regreso al béisbol profesional dominicano del toletero Manny Ramírez con las Águilas Cibaeñas causó un gran impacto en la presente temporada, pues miles de aficionados acuden a los estadios para verle jugar, conscientes de que están ante una oportunidad única.

Ramírez fue uno de los más temibles bateadores de las Grandes Ligas estadounidenses en los últimos 20 años y, según expertos, uno de los mejores en toda la historia del béisbol.

Su paso por las Grandes Ligas así lo atestigua: 555 cuadrangulares, 1.831 carreras empujadas, 1.544 anotadas, 2 mil 574 hits, slugging de 585 y promedio al bate de .312. De personalidad excéntrica, acapara todos los flashes cada vez que acude a agotar un turno al plato con su típico bate rosado y sus largas trenzas rafta que prácticamente expulsan de su cabeza el casco protector.

Edición Impresa