NBA.DETROIT CONFÍA EN EL TRIUNFO.

Miami Heat quiere acabar la serie en su propia casa

Miami Heat quiere acabar la serie en su propia casa
PURA DEFENSA. El centro de los Detroit Pistons Ben Wallace, izquierda, bloquea el intento de Shaquille O'Neal, de los Miami Heat, durante el tercer cuarto del partido.

La meta de los Detroit Pistons es ganar esta noche y provocar un séptimo partido en la serie de campeonato de la Conferencia del Este de la NBA.

Sus rivales, los Heat de Miami, tienen un pensamiento totalmente diferente. Su meta es ganar y acabar la serie en su propio feudo, el American Airlines Arena.

El año pasado, los Pistons vinieron de atrás para ganar la serie y pasar a la gran final, aunque perdieron ante los San Antonio Spurs.

En el quinto juego, los Pistons prolongaron su vida en el playoff al vencer por 91-78 a los Heat.

En ese juego la gran estrella fue Tayshaun Prince, quien se convirtió en el inesperado protagonista al conseguir 29 puntos, su mejor marca en un playoff.

Los Pistons llegaron al descanso con ventaja de 47-43 y en el último cuarto se pusieron con un cómodo 73-65 a favor. Pero los Heat reaccionaron para situarse a sólo tres puntos (79-76) a falta de poco menos de cinco minutos para el final.

Los Pistons aumentaron su intensidad un grado más.

"Elevaron su defensa a otro nivel y lograron cortar nuestros caminos ofensivos. Además, Prince estuvo magnífico", declaró Pat Riley, el entrenador de los Heat.

La acción definitiva llegó cuando Shaquille O'Neal puso un gran tapón sobre Richard Hamilton, una jugada a la postre improductiva porque el balón llegó a las manos de Prince y éste anotó un triple que puso a los Pistons con una ventaja 82-76 que ya fue definitiva.

"Estábamos en una situación crítica y no es fácil encarar la necesidad de ganar los tres partidos que quedan para pasar a la final. Pero este equipo tiene experiencia y sabe cómo jugar partidos delicados.

Ahora viajamos a Miami, donde nos espera otro partido definitivo", declaró Prince.

El base Chauncey Billups fue otro de los jugadores destacados de los Pistons al conseguir 17 puntos y diez asistencias, mientras Richard Hamilton añadió 16 tantos y diez rebotes.

"Estos jugadores no tienen miedo a perder. Si tienes miedo, lo más normal es que caigas, pero este equipo no está hecho para este tipo de situaciones", resumió Flip Saunder, el entrenador de los Pistons.

Dwyane Wade hizo 23 puntos para los Heat, ocho por debajo de su promedio en estas series, mientras O'Neal añadió 19 para un equipo que apenas logró un 44% de acierto en lanzamientos de campo y seis tiros libres en 20 intentos.

"Sabíamos que los Pistons iban a jugar al límite de sus energías. Resistimos los primeros asaltos, pero caímos cuando aplicaron mayor dureza. Jugaron como un equipo desesperado", opinó Wade.

A pesar de la derrota, los Heat todavía confían en alcanzar la primera final en la historia de la franquicia.

"Estamos en una situación envidiable, con la posibilidad de sentenciar delante de nuestra afición. ¿Presión? En absoluto", concluyó Wade.

Sin embargo, como recuerda Billups, los Pistons tienen una carta guardada: "Si ganamos en Miami, la eliminatoria se decidirá en Detroit".

Edición Impresa