LIGA ITALIANA

Milan dio ayer un paso importante

Milan dio ayer un paso importante
GOLEA. Zlatan Ibrahimovic celebra al anotar el primer gol. REUTERS/Alessandro Garofalo

Milan dio un paso importante para ceñirse la corona al golear ayer, lunes, al Napoli por 3-0 con un gol de Alexandre Pato, partido con el cual se concluyó la 27ma fecha de la Serie A.

Cuando faltan solo once fechas para el término del campeonato, Milan llegó a 58 puntos, mientras que el Inter tiene 53 y el Napoli 52.

Zlatan Ibrahimovic abrió la cuenta con un tanto de penal a los 49 minutos, falta cobrada por el árbitro porque el defensor napolitano Salvatore Aronica tocó el balón con el brazo a la altura del área chica.

El volante alemán Kevin Prince Boateng, que volvía a jugar después de dos meses y que había entrado poco antes, convirtió el segundo a los 72 al desviar un centro preciso de Pato.

La tercera y definitiva diana fue justamente de Pato dos minutos después, quien se arrancó con el balón desde la mitad de la cancha, perseguido por dos defensores y a la entrada del área, con un globito, superó al portero que estaba adelantado.

Tras tres partidos consecutivos en los que permaneció en la banca, Pato entró como titular y a los 55 minutos un tiro suyo estuvo muy cerca de entrar al arco que salvó el portero napolitano Morgan De Sanctis, su mejor jugador y en un encuentro jugado bajo una lluvia tenaz.

“Es un placer jugar en este equipo, un equipo lleno de campeones”, dijo Pato, quien ha tenido una temporada llena de altibajos. “Siempre quiero jugar y el técnico elige pensando en el bien del equipo. Solo estoy aquí para hacer mi trabajo”, agregó.

El portero se lució de nuevo cinco minutos después al parar un tiro a boca de jarro del brasileño Robinho.

Cuando faltaban 25 minutos para el término del encuentro jugado en el estadio San Siro de Milán, Napoli se despertó y comenzó a atacar con cierto peligro, pero sus acciones se acabaron rápidamente cuando Milan aseguró la victoria con dos goles.

En el primer tiempo, la primera acción de peligro corrió por cuenta del Milan y el volante holandés Mark Van Bommel.

Edición Impresa