GRANDES LIGAS. YANQUIS Y MEDIAS ROJAS GANARON Y LOS INDIOS PERDIERON.

Nueva York le respira en la oreja a Boston y Cleveland

Nueva York le respira en la oreja a Boston y Cleveland
FESTEJO. El capitán de cuadro de los Yanquis de Nueva York, Derek Jeter (Der.), celebra junto a sus compañeros una de las carreras de su equipo anoche en la victoria sobre Baltimore.

Los Yanquis de Nueva York derrotaron por segundo día consecutivo a los Orioles de Baltimore y le respiran en la oreja tanto a los Medias Rojas de Boston en la División Este, como a los Indios de Cleveland en el Wild Card de la Liga Americana.

Anoche, los pupilos de Joe Torre dominaron 12 carreras por 9 a Baltimore. En este partido el panameño Mariano Rivera trabajó la novena entrada y permitió un inatrapable.

Pero, para mala suerte de los Yanquis, los Medias Rojas de Boston vapulearon 15 carreras por 2 a las Mantarrayas de Tampa Bay.

Sin embargo, los Indios de Cleveland quedaron tendidos en el terreno 7 carreras por 6 ante los Medias Blancas de Chicago en 10 entradas.

Con la victoria de los Bombarderos del Bronx, estos se mantienen a solo medio juego abajo de los Medias Rojas y de los Indios de Cleveland por la supremacía de la División Este y del comodín (mejor segundo lugar).

TRIUNFO YANQUI

El bateador designado Gary Sheffield conectó grand slam y remolcó seis carreras, mientras que el receptor puertorriqueño Jorge Posada colaboró con otro vuelacercas de tres anotaciones para que los Yanquis vencieran 12-9 a los Orioles de Baltimore.

El tercera base dominicano Alex Rodríguez también pegó un cuadrangular, el 45 de la campaña.

Posada llegó a 17 vuelacercas en la temporada al botar la pelota del parque en el primer episodio, al jonronear con dos compañeros en el camino.

Aaron Small (9-0) se apuntó la victoria en cinco entradas.

BOSTON ABUSÓ DE TAMPA

En el Tropicana Field de Tampa, la ofensiva de los Medias Rojas abusó de los lanzadores de las Mantarrayas, al maltratarlos con un despiadado ataque de 21 imparables.

La dupla dominicana compuesta por David Ortiz y Manny Ramírez lideró el castigo con cuatro incogibles cada uno.

Ambos desaparecieron la pelota del parque dos veces. El bateador designado Ortiz lo hizo en la primera y tercera entradas ante los envíos de Seth McClung, quien fue el tirador derrotado por Tampa Bay.

El patrullero izquierdo Ramírez conectó sus cuadrangulares en el primero y quinto episodios contra McClung y Joe Beimel.

Ortiz remolcó y anotó cuatro carreras y Ramírez empujó cuatro y pasó en tres ocasiones por la registradora.

Edición Impresa