ABIERTO DE TULSA.

Sorenstam es un ejemplo

La sueca Annika Sorenstam es considerada como un ejemplo a seguir en el golf femenino.

Su estilo agresivo en la cancha y concentración en torneos importantes la convierten en la número uno.

Ganó su séptimo título de la temporada al imponerse en el Abierto de Tulsa, correspondiente al circuito LPGA y dotado con un millón de dólares.

Sorenstam cometió dos bogeys al final de su recorrido para acabar con más dos y totalizar 208 (-5), uno menos que la californiana.

"En este deporte hay que trabajar muy fuerte para obtener los resultados que uno espera", dijo la sueca. "Es necesario apartar todo para lograr la concentración", añadió.

Edición Impresa