Aumento salarial puede traer inflación e informalidad

Aumento salarial puede traer inflación e informalidad
1311921

Dos realidades podría enfrentar el mercado laboral y la economía local, luego de que el Gobierno anunciara el aumento del salario mínimo: inflación e informalidad.

Ambas tendencias, que se acentuaron con la desaceleración económica desde el año pasado, preocupan a los trabajadores y al sector empresarial.

El aumento en la planilla podría generar costos adicionales difíciles de lidiar para algunas empresas, pero además, suponiendo que haya más efectivo disponible se podrían elevar los precios de la canasta básica.

El aumento del salario mínimo para la región uno, que comprende Panamá, Colón, San Miguelito y David, pasó de 357 dólares a 416 dólares. Y para la zona dos, que comprende el resto del país, los incrementos fueron de 31 a 95 dólares, lo que sitúa al salario mínimo entre 349 y 416 dólares.

“Lo que el Gobierno propone aumentará el nivel de informalidad en nuestra economía, destruirá puestos de trabajo en el país y reducirá la competitividad de aquellas empresas que tienen que pelear contra productos”, puntualizó García de Paredes, presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada.

Rafael Chavarría, de la Central General de Trabajadores de la República de Panamá, dijo que no están muy contentos con el incremento salarial. Ellos esperaban que el salario mínimo se elevara a 650 dólares.

Además, les preocupa que no se congelaran los precios de los artículos de primera necesidad y no se acordaran medidas para controlar la inflación, que hace que los trabajadores pierdan poder adquisitivo.

La ministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, Alma Cortés, indicó que dentro del decreto que regula el salario mínimo se incluye una sesión permanente para discutir la productividad, la aplicación salarial y los posibles efectos de la inflación, a fin de conocer los impactos.

Edición Impresa