DEUDA PARA ENFRENTAR CAMBIO CLIMáTICO Y DESASTRES

BID presta $100 millones

Cien millones de dólares prestó a Panamá el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para apoyar “procesos que reduzcan la vulnerabilidad del país a desastres y cambio climático”.

Según un comunicado del BID, publicado el 31 de mayo pasado, se trata del segundo de tres préstamos que en total suman $300 millones.

“El crecimiento urbano acelerado y el desarrollo de infraestructuras en zonas de riesgo, el cambio sensitivo en el uso de la tierra y la degradación ambiental de cuencas hidrográficas”, contribuyen al aumento de la vulnerabilidad del país, señala el BID.

Pero mientras el país crece su deuda para hacerle frente a posibles desastres se toman decisiones que aumentan su vulnerabilidad.

La semana pasada la Corte Suprema de Justicia (CSJ) dejó sin efecto la resolución de la Autoridad Nacional del Ambiente que declaró área protegida a la bahía de Panamá. La decisión fue repudiada por grupos ecologistas que advierten que promoverá la destrucción de manglares y proliferarán rellenos en áreas inundables.

En la misma semana la Autoridad de Recursos Acuáticos redujo los costos por talar manglar.

De igual manera la CSJ suspendió la declaración de Donoso, provincia de Colón, como área protegida, lugar donde la actividad minera impactará varias cuencas.

Panamá podría incurrir en pérdidas equivalentes a entre 5.4% y 9% del PIB, según el Índice de Déficit por Desastres, que analiza la capacidad de un país para hacer frente a eventos catastróficos cada 100 años o más, informó el BID.

El financiamiento es otorgado a un plazo de 20 años, con un período de gracia de tres años y una tasa de interés variable basada en libor. El programa incluye fortalecer al Ministerio de Economía y Finanzas para desarrollar una estrategia que incluya un fondo de reservas que permita una cobertura adecuada para eventos recurrentes.

Edición Impresa