ECONOMíA PIERDE FUERZA

China podría caer en recesión

El Índice de Gerentes de Compras (IGC) de China, un indicador de las actividades del sector manufacturero del país, vio finalizar en mayo cinco meses consecutivos de aumentos, cayendo al 50.4%, lo que dio una señal de ralentización económica, según un comunicado publicado por la Federación de Logística y Adquisición de China.

+info

China podría caer en recesión

El indicador se contrajo en mayo en 2.9 puntos porcentuales frente al registro de abril, de acuerdo con el documento, poniendo en evidencia que la economía china se ha desacelerado.

Sin embargo, la tendencia al crecimiento se mantuvo, ya que el guarismo siguió por encima del 50%, añadió la federación en su comunicado.

Una lectura del IGC por debajo del 50% denota la contracción, en tanto que una por encima de ese porcentaje indica la expansión.

La moderación del crecimiento económico a corto plazo no significa que la economía china esté entrando en una nueva etapa de recesión, aclaró la misma fuente.

De noviembre a abril, el IGC experimentó crecimientos sostenidos desde el 49% al 50.3%, 50.5%, 51%, 53.1% y 53.3%, respectivamente.

La segunda mayor economía del mundo podría seguir perdiendo impulso como consecuencia de la caída del subíndice de nuevos pedidos, lo que significaría un futuro aún más oscuro para el sector, pronosticó Zhang Liqun, experto del Centro de Investigación de Desarrollo del Consejo de Estado, el gabinete de China.

El subíndice de nuevos pedidos cayó en mayo al 49.8%, una reducción de 4.7 puntos porcentuales, lo que puso de manifiesto la contracción de la demanda para la manufactura, de acuerdo con datos de la federación.

Sin embargo, Zhang afirmó que la debilitación económica será mitigada con los esfuerzos del Gobierno central para mantener el crecimiento, especialmente las políticas para estabilizar la inversión.

La economía china registró una expansión interanual de 8.15 en el primer trimestre de 2012, uno de los niveles más bajos en tres años, debido a la reducción de los pedidos de exportación y a la desaceleración del mercado inmobiliario.

China se comprometió a brindar más atención a la estabilización del crecimiento económico, advirtiendo de que la economía se está enfrentando a una creciente presión a la baja.

Edición Impresa