INVERSIONES ESTáN A LA BAJA

Construcción, en etapa de ajustes y cambios

Construcción, en etapa de ajustes y cambios
PROYECTOS. Se espera que la inversión pública y privada marquen un mayor dinamismo el próximo año. LA PRENSA/ David Mesa

La industria de la construcción podría cerrar en 2010 con una marcada diferencia en comparación con los últimos tres años.

Las inversiones en permisos de construcción hasta el mes de noviembre sumaron $987.2 millones, unos $250 millones menos que en igual período de 2009 cuando se reportaron $1,237 millones en el Municipio de Panamá.

Las bienes raíces se han concentrado este año en el desarrollo de urbanizaciones de alta densidad, centros comerciales pequeños, bodegas y edificios de oficinas, cuya inversión puede resultar menos onerosa que los imponentes rascacielos que poblaron de forma expansiva las áreas exclusivas de la ciudad desde 2006.

El auge de los lujosos proyectos inmobiliarios fue impulsado en los últimos años en gran medida por una demanda externa de personas que buscaban una segunda vivienda en lugares exóticos, pero la crisis financiera internacional frenó este fenómeno.

Ahora, la industria espera atender un segmento importante proveniente de nuevas empresas que están por llegar a Panamá para ofrecer apartamentos y oficinas.

Incluso, los desarrolladores han identificado nuevos mercados, como el alquiler de habitaciones a ejecutivos que llegan al país como parte de la planilla de las multinacionales, dijo Félix Carles, corredor de bienes raíces.

Al mismo tiempo, los constructores miran con mucho interés la lista de proyectos de infraestructura pública que emprende el Gobierno para compensar la baja que han tenido en proyectos residenciales de alto valor.

El plan de inversiones en infraestructuras hasta 2014 es de $13 mil 500 millones, considerando obras como el Metro, el complejo reordenamiento vehicular de la ciudad, la construcción de hospitales públicos y la ampliación de carreteras en todo el país.

El economista de la Cámara Panameña de la Construcción, Michael Fernández, explicó que las cifras fueron negativas a principio de año, sin embargo, los permisos de construcción comenzaron a reflejar un comportamiento positivo a partir de octubre.

Tomando como referencia el desempeño de los últimos meses de 2010 y con base al programa de inversiones en infraestructura del sector público, Fernández estima que 2011 será el año de la recuperación de la construcción.

Edición Impresa