ECUADOR

Correa prevé dificultades

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, aseguró ayer que 2014 y 2015 serán difíciles para la economía del país por las inversiones estratégicas en hidroeléctricas que su Gobierno prevé ejecutar, pero cuyos dividendos se observarán desde 2016.

“Los años 2014 y 2015 son difíciles para la economía ecuatoriana, 2016 va a ser mucho más holgado”, afirmó Correa, economista de profesión, durante un diálogo con periodistas en la ciudad de Vinces, en la provincia costera de Los Ríos (sudoeste).

En los dos próximos años todavía estarán en construcción ocho hidroeléctricas, con las que el Gobierno pretende cambiar la matriz energética del país, señaló el mandatario.

Esos proyectos, añadió, “exigen grandes desembolsos y todavía no nos ahorran nada, es solo gastar” y ello hará difícil a los dos años próximos en lo fiscal.

Sin embargo, para 2016, cuando ya estén en pleno funcionamiento esos proyectos hidroeléctricos se desahogará el gasto fiscal y se reducirá la fuga de divisas al exterior, agregó.

“Son como mil millones de dólares que vamos a ahorrar” al no importar combustibles para generar energía y también en el gasto fiscal por la reducción de los subsidios que ahora se aplican a los carburantes, apuntó.

Estas, subrayó, “son las decisiones que hay que tomar para salir adelante” y apostilló que, si bien 2014 y 2015 serán años de siembra con “ingentes inversiones”, en 2016 “empezará la cosecha”. Además, dijo que Ecuador es el país con mayor inversión pública respecto al producto interior bruto de América Latina.

Edición Impresa