Empresarios incrementan compras de firmas extranjeras

El personaje protagónico detrás de la mayor adquisición de una compañía de Estados Unidos (EU) por parte de China es un empresario de 71 años de edad que construyó su emporio gracias a la voraz demanda por carne de cerdo en su país.

La adquisición de Smithfield Foods por $4 mil 700 millones fue obra de Wan Long, presidente de Shuanghui International. La medida fue otro paso grande en el avance de los empresarios chinos que están huyendo de las sombras de la economía estatal y saliendo a la conquista de compañías extranjeras, destacándose como actores protagónicos en el comercio mundial.

El gobierno del presidente Xi Jinping, ante la presión para mantener la economía pujante, ha prometido darle un mayor papel a los empresarios que generan la riqueza y los empleos de China, y reducirles la carga regulatoria.

Otro inversionista privado, Fosun International, compró una participación en Club Med el año pasado y anunció que se unirá a la aseguradora AXA para adquirir el resto de esa compañía.

El año pasado, una empresa privada registró el récord de la mayor adquisición de una empresa estadounidense por parte de una empresa china, cuando Wanda Group compró la cadena de cines AMC por $2 mil 600 millones.

La estrategia para adquirir otras compañías por parte de empresas chinas es distinta a la de las occidentales. Las chinas están rebosantes de dinero pero carecen de experiencia, por lo que están a la caza de marcas conocidas, que tengan la tecnología y las destrezas para agilizar su desarrollo. A diferencia de las empresas occidentales, que suelen despedir personal, las empresas chinas se aferran a sus trabajadores y contratan más.

Edición Impresa