Flexibilización, a la vista

El ministro de Finanzas japonés, Taro Aso, expresó cautela sobre los méritos de que el Banco de Japón ofrezca un mayor estímulo, y dijo que la política monetaria no podría alcanzar por sí sola su objetivo de inflación del 2%.

Las declaraciones de Aso vienen en medio de especulaciones de que el Banco de Japón (BOJ, por sus siglas en inglés) podría embarcarse en una nueva ronda de flexibilización monetaria en su reunión del 30 de octubre en un intento de llevar la inflación hacia su meta oficial el próximo año.

“Hay un límite a lo que la política monetaria puede hacer para aumentar los precios”, dijo Aso a la prensa tras una reunión de gabinete. “En la situación actual, es difícil alcanzar el objetivo original solo con la flexibilización monetaria del BOJ”, agregó.

Dado que los precios del petróleo se han reducido a la mitad desde el año pasado es difícil impulsar la inflación, aunque el petróleo más barato es positivo para Japón, declaró el funcionario.

Edición Impresa