G-7 busca reducir su dependencia del gas ruso

Los ministros de Energía de los principales países industrializados del mundo que conforman el G-7 acordaron hoy, durante un encuentro extraordinario en Roma, un plan de 13 puntos con el que pretenden reducir su dependencia del gas ruso, en el marco de la crisis ucraniana.

El programa contempla hacerlo con importaciones de gas líquido, nuevos almacenes de gas y más gasoductos. Se trata del inicio de un “proceso de desarme” político-energético de Rusia en los próximos años, dijo el ministro del ramo británico, Ed Davey, durante la conferencia.

La nueva estrategia pretende quitar al presidente ruso, Vladimir Putin, “la posibilidad de utilizar la energía como arma, algo que es inaceptable”. Sin embargo, los ministros de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido dijeron ser conscientes de que los cambios solo podrán lograrse a medio plazo. “Va a llevar un tiempo considerable (...) No podemos hacerlo de la noche a la mañana”, dijo Davey.

Edición Impresa