ARGENTINA

Índice de pobreza genera polémica

Índice de pobreza genera polémica
Axel Kicillof cuestionó las afirmaciones de que las condiciones socioeconómicas de la población son peores. BLOOMBERG/ Diego Levy.

El Gobierno y la oposición de Argentina se enfrascaron en una nueva polémica, esta vez centrada en los índices de pobreza en el país.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, negó que las cifras de pobreza hayan aumentado, como lo revelaron estudios de la oposición, y aseguró que hay una clara intención política en quienes niegan los logros alcanzados por el gobierno en la los últimos 10 años. “Si se duplicó el producto interno bruto (PIB) y entre otras cosas se crearon seis millones de puestos de trabajo, nadie puede creer que no hayan bajado los niveles de pobreza”, dijo Kicillof.

El ministro cuestionó a quienes afirman que las condiciones socioeconómicas de la población son peores de las que informa el gobierno y enfatizó que en los distintos sectores políticos de la oposición hay una “manifiesta intención de hacerle sentir a la población la sensación de que el país está igual o peor de como lo dejaron ellos”. Añadió que existe una clara intención política en quienes “quieren negar los logros alcanzados en la baja de pobreza, desempleo y desigualdad” en los últimos 10 años. Según un estudio privado dado a conocer por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, 27.5% de las personas y 17.8% de los núcleos familiares viven en la pobreza, lo que representa un aumento de 1.1 puntos porcentuales en comparación con la medición de 2012.

Otro informe, elaborado por exfuncionarios del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) señaló que la pobreza en Argentina llega al 36.5%. Las cifras contrastan con los datos oficiales, que señalaron que en el primer semestre de 2013 la pobreza en Argentina alcanzó 4.7%. Se desconocen cifras más recientes porque Indec canceló la difusión de un nuevo informe el miércoles pasado. El jefe de gabinete, Jorge Capitanich, aseguró que los nuevos datos no se difundieron debido a “problemas de empalme” entre el sistema de medición anterior y el actual.

Edición Impresa