Industria de turismo de Cuba se abre a privados

La pujante industria turística de Cuba, uno de los principales aportadores de divisas a las arcas de la isla, comienza a apoyarse en el trabajo de los “cuentapropistas”, como se les llama a los cubanos empleados fuera del sector estatal.

Como parte del proceso de “actualización del modelo económico”, el Gobierno de Cuba permite desde octubre último que las agencias de viaje contraten los servicios de arrendadores de casas particulares, propietarios de restaurantes y de otros cuentapropistas.

Según la resolución 145 del ministerio del Turismo (Mintur) los hoteles pueden solicitar el trabajo de albañiles, cerrajeros, plomeros, mecánicos de refrigeración y de equipos eléctricos, reparadores de colchones, tapiceros y demás oficios de las nuevas formas de gestión, como parte de la actualización del modelo económico en Cuba.

El asesor del ministro de Turismo, Sabino Pardo, dijo que hasta la fecha los convenios de trabajo han sido sobre todo para el alojamiento de grupos turísticos en viviendas de privados, a quienes se les exige poseer la licencia correspondiente.

Edición Impresa