Moscú está cerca del grado ´basura´

La agencia calificadora de riesgos Standard & Poors (S&P) degradó la calificación crediticia de Rusia por primera vez en más de cinco años, al aumentar las repercusiones financieras derivadas de la crisis en Ucrania en momentos en que se exacerban las tensiones y Estados Unidos y sus aliados contemplan nuevas sanciones económicas contra Moscú.

Standard & Poors dijo que la degradación de la calificación crediticia de Rusia se debía principalmente a preocupaciones por la salida de capitales y el riesgo de invertir en ese país a causa del estallido a finales del año pasado de la crisis en Ucrania.

Las calificaciones crediticias son importantes para una economía porque determinan qué tan caro costará a un país o una compañía pedir prestado en los mercados internacionales.

El crecimiento económico de Rusia se desaceleró a 0.8% en el primer trimestre, un nivel peor al previsto, en tanto que los inversionistas asustados han retirado del país 70 mil millones de dólares, cantidad que rebasa a la de todo 2013.

Sin embargo la rebaja a la calificación crediticia de Rusia de BBB a BBB- es el resultado más tangible de las políticas de Moscú hacia Ucrania. BBB- se ubica apenas arriba del nivel llamado “basura”. S&P dijo que revisó la calificación del país porque ante la coyuntura de tensión la economía rusa podría registrar salidas adicionales importantes de capitales internos y extranjeros.

El ministro de Desarrollo Económico de Rusia, Alexei Ulyukayev, intentó minimizar la rebaja de la calificación crediticia y afirmó que tenía en parte motivos políticos.

Edición Impresa